los matadores se quedan solos en el ring


Actualizado:

Sostener

Antes de que comenzara la temporada hace un siglo, los picadores se unieron para reclamar novedades en los suyos Las condiciones de trabajo. El conflicto, que supuso la suspensión de varias corridas y novilladas en varios lugares, tuvo su epicentro en la vieja plaza de toros madrileña de la Carretera aragonesa, donde los matadores estaban solos en el ring, en lo que para A.C.era una cabeza con apariencia de mojiganga.

El domingo 20 de febrero de 1921 se anunció la segunda celebración de la temporada. Toros herederos de Gregorio Campos para Jumillano, Barajas y Antonio Márquez, y con tono irónico comenzaba la crónica alfabética firmada por MR: “Los caballeros del castoreño habían pedido a los toreros que les pagaran un poco mucho más caro los brownies que suelen regalar a los toros ya las costillas les dan en justa correspondencia ».

Los matadores se negaron y los piqueros, “para plena satisfacción de los caballos, accedieron a golpear. Los banderilleros, en solidaridad con sus compañeros, declararon bajadas las armas y banderillero con los brazos hacia abajo es tan inútil como tomar un tranvía en el momento en que tienes prisa.

Etapa popular convulsiva

En medio del conflicto, uno de los muchos que salpicaron a todos los ámbitos en esa convulsa etapa social, llegó el día de la celebración y hasta los toreros se solidarizaron entre sí y también “inspirados por Juan Palomo, eligieron llevarlo a cabo todo por mismos ». Y la historia continuó: “Este cconflicto taurino-social, que ha dado un cierto interés por la curiosidad a la corrida de todos los domingos, es de suponer que se resuelve fácilmente para tranquilidad de todos, a menos que los toros, chivos expiatorios de esta celebración, a veces no estén de acuerdo, y para proteger su existencia determinen proponer un bloqueo, o lo que es exactamente lo mismo; que deciden no agredir, y en un caso así el conflicto sería de mayor relevancia.

En el recorrido, tras los matadores, los matadores asimismo son peones Saleri, Emilio Méndez y Carnicerito, y los toreros Torquito II, Marquina, Rodalito, Rey, Mella y Castejón. Sonaron abundantes palmas y ciertos pitos, pero se verificó que los manifestantes no contaban con mucha afición en público.

“No nos entretenemos en absoluto, la pelea salió desvaneciendo, sosa, hastiada en una tarde fría y bajo un cielo plomizo lluvia fina y tibia. No, esto no puede persistir o el enfrentamiento se resuelve o los viajes están suspendidos. Mojigangas, no.

Mensaje al publico

Los seis insectos, «madera contrachapada, vehículos y poco valor. Con los piqueros en el ruedo, podrían haber oído truenos. El primer tercio, adelante, las banderas más atrayentes y los toreros dispuestos y valientes para socorrer la tarde.

La crónica de Antes de Cristotermina con un mensaje al público «amado y sencillo: en ocasiones son las compañías las que se burlan de ti, otras veces son los ganaderos los que se ríen de ti, sacando los bueyes del trabajo para dárselos como toros de lidia; En ocasiones son los fenómenos los que ni siquiera se acercan tras las sacudidas, y a veces son los piqueros y los peones los que se sienten incómodos y te muestran unApea con el nombre de la raza. Por unas cosas o por otras siempre y en todo momento pagas las secuelas. ¿No es hora de que supongas en llevar a cabo huelga?

Ese día se suspendió la corrida anunciada en Barcelona y el domingo siguiente, sin llegar aún a un convenio, se libró la celebración de Castellón. Manuel Granero sólo después de una manifestación al Gobierno Civil para protestar contra la suspensión, circunstancias que hicieron oportuno revocar. Bilbao y Barcelona también se vieron damnificados, hasta que las aguas volvieron a su curso.

Míralos
Comentarios

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *