EQA pone baterías en GLA


esEQA tiene la labor de poner las pilas para un GLA exitoso. Mercedes-Benz replantea el concepto de SUV sólido de manera eléctrica para generar un producto atrayente y razonablemente práctico, designado a ganar seguidores para la causa de la movilidad sin consecuencias. El candidato, que desciende en abril, utiliza una combinación de motor (190 CV) y baterías que le deja recorrer 426 km online recta. La marca tecnológica y cualitativa asociada al emblema estrella justifica una tarifa que va a arrancar al borde de los cincuenta mil euros.

La marca alemana se aferra al hilo de la sostenibilidad y crea esta novedosa variante eléctrica de uno de sus artículos convencionales. Exactamente el mismo libro de ruta que impulsó la conversión del GLC a EQC inspira esta segunda metamorfosis, donde GLA da lugar a EQA. El legado del codiciado crossover se reconoce con perfección en esta nueva iniciativa, que asimismo mira al campo sin salir del asfalto.

El próximo primero va a contar con un automóvil de batería de gran distancia. En su iniciativa inicial, EQA 250, promete cubrir hasta 426km en un tramo. Esta autonomía, confirmada por las pruebas oficiales del WLPT, la transporta de la utopía a la vida real. Si bien es poco probable que dicho kilometraje se repita en el uso diario con solo una carga de batería, los datos proponen que este automóvil puede satisfacer de manera fácil las necesidades de movilidad de la mayoría de la gente.

Su fórmula para lograrlo es combinar una batería de 66,5 kWh con un accionamiento eléctrico de 140 kW, el semejante a 190 CV que se traspasa a las ruedas delanteras. Te deja conducir a una velocidad máxima de 160 km / hy apresurar de 0 a 100 en 8,9 segundos. La carga de la batería requiere 5 horas y 45 minutos de conexión a una caja de pared o una estación de carga pública de 11 kW; la espera supera las 30 horas si solo dispone de una toma doméstica de 2,3 kW; En un enchufe veloz de 100 kW, de los que aún cuestan 500 euros, el repostaje tarda sólo media hora.

Creado por el GLA, el EQA comparte estatura y características con su inspirador. Su carrocería de cinco puertas ocupa 4,46 metros de largo, 1,83 de ancho y 1,62 de alto. Ofrece 340 litros de espacio para equipaje y una cabina de cinco asientos soportada por una distancia entre ejes de 2,73 m. Los módulos de batería están adheridos a este espacio entre los ejes, lo que representa el 25% de los 2 mil kilogramos del automóvil; Esta situación anima al vehículo a compensarse al bajar su centro de gravedad.

Para eludir confusiones, esta novedosa interpretación del SUV adopta ciertas características típicas de la línea de productos electrificados Mercedes-Benz EQ. Aparte de eliminar el tubo de escape, cuenta con rejilla frontal sellada, faros retroiluminados en azul, bandas de luz en la parte delantera (formada por un cable horizontal de fibra óptica que conecta las luces de circulación diurna de los 2 faros LED) y detrás, etcétera. El ambiente interior evoluciona el estilo exhibido por el crossover, adornándose con matices que agregan un toque de sofisticación tecnológica. El refinamiento se intensifica en la puesta en escena por encima del progresivo básico; Se trata de las ejecuciones Electric Art y AMG Line, a las que se aúna la edición de lanzamiento 1.

Distribuyen el equipo estándar esencial, incluidos faros LED de prominente desempeño con luz de carretera automática, portón trasero operado eléctricamente, llantas de aleación de 18 pulgadas, iluminación ambiental con 64 composiciones de colores, asientos con soporte lumbar de 4 direcciones, equipo con cámara trasera, cuero- volante deportivo multifunción cubierto, sistema de información y diversión MBUX (Mercedes-Benz Usuario Experience) y equipo de navegación. El menú de la marca le deja llenar la configuración del modelo con los elementos de asistencia a la conducción y tranquilidad más avanzados del mercado.

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *