Ese bebé de la publi no es gracioso, está gordo >> De mamas & de papas >> Weblogs EL PAÍS


A modo de aclaración. [Ante la polémica suscitada por este post, quiero subrayar que su único objeto es llamar la atención sobre la obesidad infantil —que empieza a edades más tempranas de lo que a priori podríamos pensar—, desmitificar la creencia de que para que un bebé sea sano debe estar gordo y reflexionar sobre el papel de la publicidad en todo esto. El uso de la palabra ‘bebé’ en sentido amplio (no me refería a un niño de meses) en el titular y las imágenes publicitarias publicadas en un primer momento pueden haber sido poco acertadas y haber inducido a errores de interpretación. En ningún momento se dice ni se recomienda ni se insinúa en este texto que haya que poner a bebés a régimen ni que un bebé de aspecto rollizo no sea perfectamente normal y sano.

Para aclarar estos puntos, consulté de nuevo al pediatra José María Paricio, al que pregunté si hay bebés con sobrepeso e incluso obesos y a partir de qué edad se puede hablar de obesidad infantil. Esta es su respuesta: “Efectivamente hay lactantes menores de hasta casi 2 años que pueden estar gordos de verdad, con michelines impresionantes. A veces al 2º mes de vida ya. Y están con lactancia materna exclusiva o toman pecho a los 12 meses y comen mucha verdura y nada de pasta y están en percentiles muy altos o por encima del 97 incluso. Y están sanos. Estos bebés, si comen sano, a partir del año empiezan a dejar de aumentar y crecen y su aspecto ya no llama tanto la atención. A partir de los 3-4 años, el exceso de peso ya es muy difícil de justificar como un signo de salud. Es decir que, por simplificar, antes de los 3 años si un bebé parece gordo o tiene claramente sobrepeso según las tablas de crecimiento, hay que ver qué está comiendo y si se mueve o no. Si come sano, por ejemplo leche materna, verduras, etc, no hay que hacer nada más que esperar, que seguro que se normalizará hacia los 3 años. Por encima de los 3 años, es difícil de creer que esté con una dieta bien balanceada y adecuada al ejercicio que hace. Por encima de los 3 años, tener sobrepeso es motivo de preocupación y de consulta a pediatra y/o nutricionista”.]

pubHace 10 años se decidió que, para batallar la anorexia, las mujeres modelos que anduvieron por la pasarela de Cibeles debían tener un peso mínimo. ¿Y qué hay de un modelo infantil de peso pesado para combatir la obesidad infantil? Porque ese tipo con el resorte triple en el brazo que te mira sonriendo desde la mayoría de los avisos de modelos para no es jocoso, es gordito.

Y un niño gordito, al contrario de lo que opínan tu madre, vecina y cuñada, no es un niño sano, sino más bien la semilla de un viable futuro paciente diabético, hipertenso o cardiovascular y, peor aún, con un esperanza de vida más baja que la tuya. La OMS lleva años advirtiendo que la obesidad es una verdadera epidemia. En España, el 27,8% de la población infantil (de 2 a 17 años) padece obesidad o sobrepeso, según la Encuesta Nacional de Salud 2011-2012, el último publicado. El Informe Aladdin revela un hecho espeluznante: el prevalencia de sobrepeso y obesidad Entre los siete y los ocho años, el grupo de edad considerado indicio de futuro es del 43%.

Según el centro de alarma Red de Investigación Biomédica-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), el 19% de los niños españoles son obesos, porcentaje que tresdobla el de hace 30 años, que está entre los mucho más altos de Europa e incluso supera al de Estados Unidos, donde es del 16%.

“En Europa solo nos adelantan Malta y Portugal. Pero no estamos solos, otros países como Grecia, Bélgica, Italia y Gran Bretaña nos acompañan con tasas similares de sobrepeso en la niñez”, advierte el veterano pediatra José María Paricio, autor de Eres la mejor madre del mundo.

“En estudios recientes, en la población de 8 a 17 años, se encontró que el 26% tenía sobrepeso y el 13% era obeso, con un total del 39% de las personas de esta edad con sobrepeso (obesidad + sobrepeso). Las cantidades fueron más altas en los niños y niñas entre 8 y 13 años: 31% con sobrepeso y 15% obesas, frente al 17% y 9% respectivamente de las de entre 14 y 17 años ”, explica Paricio, para las que“ son cifras pésimas por el hecho de que, para entendernos, prácticamente la mitad (cuatro de cada 10) de los pequeños y jovenes españoles tienen sobrepeso y uno de cada ocho sufre claramente obesidad ”.

Pero la culpa de que nos gusten los bebés regordetes está lejos de la propaganda, ya que solo muestra lo que la multitud quiere ver. Por el hecho de que preferimos bien a los pequeños ternesco? “Supongo que es porque en el pasado había desnutrición y alta mortalidad infantil, por lo que preferían parar antes que no llegar”, respondió el médico vía e-mail. Carlos gonzalez, creador de Mi hijo no me come, entre muchos otros libros sobre crianza de los hijos, nutrición y salud infantil.

“Hace muchos años temían el apetito que se daba durante la guerra y después de la guerra y esto podría argumentar que ser rechoncho considerado saludable, pero el día de hoy proseguir haciéndolo ayuda a justificar la epidemia de sobrepeso y obesidad que hay en nuestra rica sociedad ”, advierte Paricio, constructor de la página web de referencia sobre lactancia materna y compatibilidad de fármacos.

“Los niños de la década de 1950 eran en su mayoría delgados, entre otras muchas cosas porque nos movíamos bastante y comíamos en casa y lo bastante; los pediatras que han comenzado a realizar ejercicio a objetivos de la década de 1970 todavía veían mucha desnutrición gracias a una mala y mala alimentación , pero todo eso ha pasado agua: hoy vemos más que nada pequeñas y pequeños con exceso de peso. Hoy los niños han dejado de moverse y comen mal ”, se protesta Paricio.

Sin embargo, que la imagen de los niños que difunde la propaganda sea sobredimensionada no es lo que más preocupa a Carlos González: “Lo que me da escalofríos es que últimamente hubo propaganda de suplementos para engordar para pequeños, con los padres forzando a los pequeños a comer, tal y como si fuera habitual o aceptable “.

20160222_175512

Pulsera triple primavera del catálogo de ropa primavera-verano 2016.

Y de qué forma aguardan los anunciantes que los niños con apariencia de perro Shar Pei convertirse unos años tras la Katemossitas y el Justin Bieverillos que pueblan las campañas de ropa infantil? Bueno, difícilmente, puesto que algo de sobrepeso desde el jardín de infantes tiene 4 veces más posibilidades de sufrir obesidad para cuando cumpla 14 años que otra persona de su peso, según una investigación publicado en la revista científica El diario Nueva Inglaterra de medicina.

Lamentablemente, la mentalidad de las mamás de posguerra está tan arraigada (sí, dije mamás y no progenitores, podría ser una percepción equivocada, pero el peso es principalmente una preocupación de la madre) que muchas de ellas todavía piensan que su medida de buenas madres tanto en el peso que sus hijos alcancen y establezcan una fuerte rivalidad. “Bueno, mi hijo tiene seis meses y usa una talla nueve”, dice una madre orgullosa mientras cambia a su bebé en el baño de un centro comercial. “Bueno, el mío, que emplea los años y medio”. En la mitad de esta conversación, te ofrece vergüenza confesar que el tuyo asimismo tiene seis meses, pero emplea su talla (o incluso un tanto menos). ¿Venderemos a sus hijos por peso? El segundo problema el dietista y nutricionista Julio Basulto en esta publicación, en el que cita un estudio mexicano, es que “las madres de bebés obesos con sobrepeso no perciben adecuadamente el peso de su bebé, sino que lo piensan habitual”.

Y lo que es peor, esta obsesión por el peso del bebé lleva a muchas mamás desinformadas a cambiar la tetina del bebé y avanzar en la nutrición complementaria. mismo fui testigo en una farmacia de cómo una madre deseaba que vendiesen su “arroz en polvo” para su bebé de dos meses. Seguramente los 4 ya deseáis darles bocadillos de chorizo. “La industria alimenticia y, dentro de ella, la de la nutrición infantil, es una de las mucho más poderosas del mundo. Eso enseña prácticamente todos los arduos problemas que contamos”, afirma Paricio.

El 19% de los niños españoles son obesos, un porcentaje que tresdobla el de hace 30 años, que se sitúa entre los mucho más altos de Europa e inclusive sobrepasa al estadounidense, donde el 16% de los institucionales padece obesidad. Estos son algunos de los datos que se ofrecen en un aviso del Centro de Indagaciones Biomédicas en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), cuyo propósito es mentalizar sobre la importancia de combatir el exceso de peso en los pequeños menores de cinco años. de volverse obesos conforme crecen. Los niños con sobrepeso del jardín de infantes tienen cuatro veces mucho más probabilidades de ser obesos cuando cumplen 14 años, según un estudio de The New Journal of Medicine basado en mucho más de 7.700 pequeños estadounidenses de cinco o seis años.

Ver mucho más en: http://www.20minutos.es/novedad/2065732/0/19-ninos-espanoles/padecen-obesidad-tasa/superior-estados unidos/#xtor=AD-15&xts=467263

El 19% de los niños españoles son obesos, un porcentaje que triplica el de hace 30 años, que se ubica entre los más altos de Europa e inclusive sobrepasa al de Estados Unidos, donde el 16% de los institucionales sufre obesidad. Estos son varios de los datos que se proponen en un aviso del Centro de Investigaciones Biomédicas en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), cuyo propósito es mentalizar sobre la relevancia de batallar el exceso de peso en los pequeños inferiores de cinco años. de volverse obesos conforme medran. Los pequeños con sobrepeso del jardín de infantes tienen cuatro ocasiones mucho más probabilidades de ser obesos cuando cumplen 14 años, según una investigación de The New Journal of Medicine basado en mucho más de 7.700 niños estadounidenses de cinco o seis años.

Ver mucho más en: http://www.20minutos.es/novedad/2065732/0/19-ninos-espanoles/padecen-obesidad-tasa/superior-estados unidos/#xtor=AD-15&xts=467263

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *