A vuelta con las selecciones catalanas



Frente a la denuncia de España Cívica y otras organizaciones de la sociedad civil y la interposición de recursos judiciales por parte de particulares y otras asociaciones de su especialidad, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña suspendió el Decreto de la Generalitat en ejercicio, o sin funcionalidades, por el postergamiento de las elecciones, manteniendo la fecha fijada por la ley de 14 de febrero. A este artículo no le interesa analizar quién favorece o perjudica la decisión por el hecho de que lo verdaderamente importante es que es clarísimo que la legalidad está siempre sobre el engaño, el engaño o los intereses personales o de partido. Este suceso por sí solo representa una victoria para la democracia y el estado de derecho. En Cataluña, desgraciadamente, estamos familiarizados a que el conjunto independentista ordena, manda y decide como si la única ley existente fuera suya y todo cuanto se desvíe de su infalible voluntad o bien desvaríos es culpa de un país extranjero, opresor, invasor. y un ladrón como España. En algún país normal, la expulsión o proscripción de todos y cada uno de los aspirantes a mandatarios condenados por delincuentes, prófugos de la justicia, disfrazados de piel de oveja para ocultar sus oscuros intereses secesionistas o armados hasta los dientes para inmovilizar, aprender fuego, saquear, sería automática. eliminar y librar guerras callejeras realmente violentas contra las fuerzas de seguridad y agentes de policía como los CDR. Mas un corto análisis de los aspirantes y integrantes de las listas de los partidos independentistas o antisistema, nos proporciona una foto muy acertada de la citada fauna política que aspira a proseguir demoliendo Cataluña, popular, económica y culturalmente, ya que en la verdad no son otra cosa que oportunistas sin pasado y lo que es peor, con un futuro que tiende a cero. Todos y cada uno de los catalanes estamos llamados a contribuir a la supervivencia de nuestra tierra lejos del aislamiento, el caos, la ruina y el pueblo, votando indiscriminadamente a aquellos partidos que confían con más grande o bien menor éxito, huyendo de mesnaderos, aventureros o verdugos de la democracia y la constitucionalidad. sistema. Francamente, es incomprensible que un solo catalán logre apoyar la firma de su sentencia de muerte votando por esas configuraciones, mas puesto que tristemente la embriaguez, el adoctrinamiento y el engaño son el pan que nos alimenta cada día en Cataluña como mucha gente del mundo rural. no ven más de lo que se enseña en televisión3, junto a los cientos que viven de la función pública autonómica o bien local, por no hablar de los proveedores y el área servicios amenazados con la ruina por la pérdida de un óptimo cliente como la Generalitat, la Generalitat. El movimiento independentista oficial volverá a lograr un resultado preocupante. Pero hay una alternativa y una esperanza si juntos animamos a todo ese área popular constitucional y realista más adelante a asistir a las urnas en masa. Tendremos una ocasión quizás única en la vida de comenzar una reversión de una década de desastres para el progreso catalán que recupere el rumbo de la armonía y el avance huyendo de enfrentamientos estériles y dañinos. La historia, la cultura y las conmuevas han de ser las personajes principales de una reconciliación entre catalanes pues en esta vamos a encontrar el misterio de una buena convivencia. Debemos ser siendo conscientes de que siempre hubo y siempre habrá un sector de la población cuyas conmuevas heredadas o adquiridas sueñan en ese pequeño país irrealizable de todo el mundo de el día de hoy que cantaba el día de hoy un trovador independentista, desaparecido entre su cobardía y su dinero, mas si logramos abrir el Baúl de la convivencia y el respeto a la pluralidad, no solo lo festejarán los catalanes, sino más bien todos los ciudadanos españoles y europeos que el día de hoy observan con incredulidad cómo se puede destruir una tierra y una región tan rica. Para todos no puede ser más indignante que presenciar el derribo de la historia con tanta tradición y con tantas características que llega aun a llegar a su lengua que siempre ha sido usada por los ciudadanos catalanes. Nos encontramos en un momento fundamental pues a la enorme crisis de salud y consecuentemente económica se une una necesidad de reconciliación y convivencia entre los catalanes, y esto no va a suceder mientras el otro virus flote en el entorno oficial, el de la separación, del insulto, del engaño. , de odio. y consecuentemente la ineficacia y el desvarío que imposibilitan el avance. Desde el día de hoy, desde esta y desde cualquier plataforma que se me ofrezca, me coloco a gritar pues ni siquiera un catalán que desee de verdad su tierra como parte primordial de España y Europa puede quedarse en casa el 14 de febrero y irse bien protegido. salud, a las urnas para votar libremente. Con ello podemos iniciar a cambiar la triste historia de los últimos diez años con una promesa en el horizonte de esa Cataluña cosmopolita, culta, serena, condescendiente y solidaria con el grupo de españoles más adelante de liderazgo en la Unión Europea. Estamos comprometidos tanto con el futuro de las novedosas generaciones como con nuestra herencia. ¿Podría haber algo más esencial? ¿Podemos tener más compromiso? .



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *