Las muertes por COVID-19 superan las 1.200 en un día en un Brasil que enfrenta el manejo de una pandemia



MADRID, 24 años. (PRENSA EUROPA) –

Brasil registró 1.202 muertes por coronavirus este sábado en una jornada aún marcada por las críticas del Gobierno por la gestión de la pandemia y por las dificultades para lanzar la campaña de vacunación.

Además, otras 62.334 personas han sido infectadas por el coronavirus en las últimas 24 horas, según estadísticas del Ministerio de Salud.

En lo que va de la pandemia, el país ha registrado 8.816.254 infecciones por coronavirus, mientras que 216.445 personas han perdido la vida a causa de la enfermedad.

EL FISCAL SOLICITA INVESTIGAR AL MINISTRO DE SALUD

El Fiscal General ha pedido a la Corte Suprema que abra una investigación al ministro de Salud, Eduardo Pazuello, por el manejo de la pandemia en la ciudad de Manao, capital del estado amazónico.

Pese a las comunicaciones enviadas por este municipio por la preocupante situación hospitalaria, no se actuó a tiempo y se agotó el oxígeno, vital para la recuperación de los pacientes más graves del coronavirus, en los hospitales de la región.

La crítica de los opositores es la compra y envío de 120.000 dosis de hidroxicloroquina para tratar la enfermedad, un remedio cuya eficacia no está científicamente probada.

Según el diario local “Folha”, Pazuello ignoró varias advertencias sobre la situación hospitalaria en el estado de Amazonas y los problemas logísticos para enviar oxígeno a la aislada región.

RECHAZAR PFIZER

Otro aspecto que ha generado descontento entre los brasileños es la lenta adquisición de vacunas por parte del Ejecutivo.

En este campo, el gobierno anunció este sábado que había rechazado una oferta de Pfizer, al considerar que los dos millones de dosis que ofrecía el laboratorio eran insuficientes para el país de 212 millones de habitantes.

“Causaría frustración en todos los brasileños”, dijo el ejecutivo sobre la oferta, según ‘Folha’.

Sin embargo, esta cantidad es la misma que se importó de India de la vacuna AstraZeneca y con la que se lanzó la campaña de vacunación a nivel nacional.

Este retraso en la campaña, unido al impacto de la pandemia y la crisis como la de Manaos, han dañado la reputación del presidente Jair Bolsonaro contra quien el sábado se realizaron manifestaciones en distintos puntos del país.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *