Interior traslada a cinco presos más de ETA en plena disputa por el apoyo presupuestario de Bildu



MADRID, 20 de noviembre (PRENSA EUROPA) –

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ordenó este viernes el traslado de cinco internos vinculados a la banda terrorista ETA y la progresión al tercer grado de un sexto, que también se abordará en San Sebastián, decisión que se adopta en plena polémica por el apoyo de Bildu. Presupuestos, que esta semana merecieron críticas tanto de los partidos de oposición como de las asociaciones de víctimas.

La decisión afecta a dos reclusos que se encontraban presos en Andalucía, el más alejado del País Vasco y un tercero en Extremadura. Según fuentes de los establecimientos penitenciarios, bajo el gobierno de Pedro Sánchez ya han sido trasladados 110 presos de ETA, de los 197 que se encuentran actualmente en prisión. De estos, 12 han aplicado la progresión a tercer grado (hay 15 en total, pero tres no solicitaron cambio de ubicación).

Egoitz Coto Echeandia es un preso de ETA en Granada que ahora irá a El Dueso, Cantabria. Entró en prisión el 26 de noviembre de 2002 y cumple una condena de 20 años por los delitos de homicidio, daño y estragos. Cumplió 3/4 de su condena en noviembre de 2017.

Como ocurre con la mayoría de los restos de ETA, Interior asegura que Coto Echeandia aceptó la ley penitenciaria y envió una carta reconociendo el dolor generado. También agrega que “muestra su empatía con las víctimas”. A propuesta de la Consejería de Atención de la Penitenciaría de Granada, la Secretaría General ha decidido mantener su clasificación en segundo grado y su traslado al centro de Cantabria.

Desde Algeciras (Cádiz) traslado a León Ángel María López Anta. Ingresó a la cárcel el 18 de febrero de 2010 y su condena es de 20 años por los delitos de agresión, daños e incendio provocado. Completará 3/4 partes en diciembre de 2024. El artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario se aplica a su clasificación de primer grado.

CUATRO IR A CASTILLA Y LEÓN

Cuatro de los traslados son a Castilla y León. Aitor Olaizola Baseta sale de la prisión de Extremadura en Cáceres para dirigirse a La Moraleja, en Palencia. Ingresó a la prisión el 30 de marzo de 2001 y cumple una condena de 30 años por agresión, asociación ilícita y posesión de explosivos. Comenzará 3/4 de la sentencia en septiembre de 2023.

La prisión dice que paga la responsabilidad civil y, según orden del juez de vigilancia de la prisión, “renuncia a la violencia”. La Secretaría General ha resuelto mantener su clasificación en primera instancia con la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario.

Zigor Bravo Sáez de Urabain cambia el Centro Penitenciario de Teixeiro, en La Coruña, por la prisión de Burgos. Entró en prisión el 11 de agosto de 2006 y está cumpliendo una sentencia de 28 años por asesinato y daños terroristas. Completará 3/4 del tiempo en agosto de 2027.

“Aceptó la ley penitenciaria y envió una carta en la que rechaza la violencia y se responsabiliza del sufrimiento causado”, según Cárceles, que decidió llevarlo a segundo grado.

Gregorio Vicario Setién, de ETA en el penal de Topas en Salamanca, será trasladado a Burgos. Ingresó en prisión el 5 de abril de 2006 y cumple una pena de 30 años de prisión por delitos de asesinato, atentados, estragos, terrorismo, posesión de explosivos y uso ilegal de vehículos motorizados. Completará 3/4 partes en enero de 2036.

“Asume la ley penitenciaria, rechaza el uso de la violencia y ha mostrado su respeto por el dolor de las víctimas”, según Interior. Continuará en primera instancia, con la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, el principio de flexibilidad que acaba de otorgar el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria.

TERCER GRADO Y TRASLADO A SAN SEBASTIÁN

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias también ha establecido la clasificación de tercer grado de Emilio Salaberría Etxebeste. Condenado a 20 años por el delito de colaboración con una banda armada, cumplió 3/4 de la condena en marzo de 2017.

El penal dice de él que acepta la ley y rechaza la violencia, además de reconocer el dolor que causó, además de encontrarse en un avanzado estado de cumplimiento de condena y sin responsabilidad civil. A propuesta de la Comisión de Atención Penitenciaria de El Dueso, donde cumple condena, se ha resuelto su paso al tercer grado y el traslado al centro penitenciario de San Sebastián.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *