Cepsa pierde 810 millones en septiembre por Covid-19, pero ya registra beneficios en el tercer trimestre



Presentará su nuevo plan estratégico en el primer semestre de 2021

MADRID, 20 de noviembre (PRENSA EUROPA) –

Cepsa registró unas pérdidas netas de 810 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lastradas por el impacto de Covid-19, especialmente en el primer semestre del año, que llevó a la compañía a acumular saneamientos superiores a los 800 millones de euros.

En concreto, el beneficio neto acumulado del grupo en septiembre incluye el efecto contable de la valoración de inventarios, con un impacto negativo de 479 millones de euros, y la amortización de las actividades de exploración y producción por otros 322 millones de euros.

Sin embargo, el beneficio neto ajustado de la compañía, que mide específicamente la evolución del negocio, ya había registrado un saldo positivo de 31 millones de euros a finales de septiembre.

El margen operativo bruto ajustado (Clean CCS Ebitda) de la compañía en la que invirtieron Mubadala y The Carlyle Group ascendía a 910 millones de euros a cierre de septiembre, alcanzando los 277 millones de euros en el tercer trimestre del año, lo que supone un incremento 54% respecto al segundo trimestre de 2020.

Mientras tanto, el beneficio neto registrado en el tercer trimestre del grupo también fue positivo, con 31 millones, al igual que el beneficio neto ajustado, que se situó en 39 millones de euros entre julio y septiembre.

Por lo tanto, a pesar del impacto global de la pandemia Covid-19, la compañía pudo generar resultados positivos en este tercer trimestre, incluso en un entorno de mercado extremadamente complicado.

El consejero delegado de Cepsa, Philippe Boisseau, ha destacado que, a pesar del difícil contexto actual, la compañía energética ha sabido “superar la crisis y haber demostrado los beneficios que su
negocio integrado y su privilegiada presencia geográfica, con acceso a los tres principales mercados de Europa, África Occidental y el Mediterráneo, así como nuestra posición de liderazgo global en la industria química ”.

Asimismo, adelantó que Cepsa está trabajando “en una renovada y ambiciosa estrategia de largo plazo” que abordará los retos de la transición energética, para lo que presentará su nuevo plan estratégico en el primer semestre de 2021, que “será un punto de llevada a cabo para la compañía y sentará las bases para que Cepsa esté a la vanguardia de esta transición ”.

El flujo de caja operativo de la compañía en el trimestre fue de 224 millones de euros, un 159% más que los 86 millones de euros registrados en el segundo trimestre.

PLAN DE EMERGENCIA.

En abril, Cepsa implementó un plan de contingencia de 500 millones de euros para hacer frente a la caída de los precios del petróleo y el impacto global provocado por el coronavirus, que aún continúa.

Así, hasta el pasado mes de septiembre, la compañía consiguió un ahorro de 390 millones de euros, reduciendo costes de 100 millones de euros y 290 millones de euros en inversiones de capital.

Además, desde el inicio de la pandemia, la compañía ha seguido mejorando su estructura de capital ampliando el vencimiento medio de la deuda y reforzando su posición de liquidez a través de dos emisiones de bonos por valor de 500 millones de euros, así como con la formalización de nuevas líneas. de crédito, que ascienden a más de 1.100 millones de euros.

Como resultado, el balance de la compañía sigue siendo sólido, con una liquidez total de 4.600 millones de euros, lo que le permite cubrir 4,9 años de vencimiento de deuda y un ratio deuda neta / Ebitda de los últimos 12 meses de 2, 2 veces.

SEÑALES DE RECUPERACIÓN EN EL TERCER TRIMESTRE.

Cepsa, por su parte, destacó que durante el tercer trimestre hubo signos de recuperación, especialmente en los negocios de Exploración y Producción y Comercialización, con los precios del crudo estabilizados en un rango de entre 40 y 45 dólares el barril.

Asimismo, la demanda de productos petrolíferos en los mercados
Las operaciones tradicionales de Cepsa en la Península Ibérica mejoraron levemente gracias a la flexibilización de las medidas de confinamiento y la temporada de vacaciones de verano, aunque el negocio de refino continuó bajo una fuerte presión, ya que los márgenes de refino europeos registraron sus niveles más bajos. mínimo de la última década.

En este contexto, la demanda de derivados del petróleo automotriz durante el trimestre evolucionó significativamente
positivo, con un incremento significativo respecto al segundo trimestre del 56%, impulsado por el fin de las restricciones de movilidad en España y el periodo vacacional de verano.

A pesar de ello, el grupo estima que las cifras siguen siendo un 10% más bajas que en el tercer trimestre de 2019, aunque hubo un fuerte repunte respecto al segundo trimestre, donde la demanda cayó un 40% respecto al segundo trimestre de 2019.

En cuanto al negocio de Química, continuó ofreciendo buenos resultados y demostró su resistencia a los escenarios más adversos, destacando la importancia y los beneficios de la diversificación en el actual contexto macroeconómico.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *