Las cárceles han aplicado el protocolo anti-suicidio hasta 6 veces en Rosario Porto


Rosario Porto, condenada a 18 años de prisión por la muerte de su hija Asunta, y que fue encontrada ahorcada en su celda del penal de Brieva (Ávila) esta mañana, ha sido sometida a protocolo anti-suicidio hasta en seis ocasiones, aunque su situación y estado ha mejorado desde el pasado mes de marzo. Prisión de Ávila.

La prisión de Teixeiro ha acordado aplicar la protocolo anti-suicidio para Alfonso Basterra, Ex marido de Rosario Porto. Fuentes penitenciarias indicaron que la decisión se tomó luego de informar a Basterra del suicidio de Porto y confirmar la reacción de los funcionarios, ya que quedó “muy impresionado” por la noticia.

Cuando Rosario Porto era, al principio, en la prisión de A Lama, y luego en el de TeixeiroLas instituciones penitenciarias han activado el protocolo anti-suicidio hasta en seis ocasiones. Según él, durante las 24 horas fue acompañado de otro recluso debido al riesgo de autolesión.

El pasado mes de marzo, Rosario Porto fue condenada junto con su esposo por la unasesión de la hija adoptiva, Asunta Basterra, fue trasladado a la prisión de Brieva, en Ávila y su condición ha “mejorado” porque estaba plenamente integrada con el resto de los internos, además de ser “muy apreciada por ellos”.

Esta mejora permitió revocar el protocolo anti-suicidio de Rosario Porto, encontrada ahorcada esta mañana en su celda y a pesar de que se están realizando maniobras de reanimación, el personal del Servicio de Urgencias 1-1-2 solo pudo certificar su fallecimiento.

OTROS EPISODIOS CON PADS Y CORDONES

Rosario Porto había actuado en varios episodios como tomando pastillas o usando cordones alrededor del cuello en lo que internamente se interpretó como una campana de alarma, ante la imposibilidad de quitarse la vida con estos cordones.

El protocolo anti-suicidio no puede mantenerse indefinidamente ya que implica que el recluso está 24 horas bajo la supervisión de lo que se llama un ‘prisionero en la sombra’, generalmente en la enfermería. En el caso de la mujer condenada por el asesinato de su hija Asunta, los psicólogos decidieron renunciar al protocolo dada la evolución favorable una vez que llegó a Brieva, donde ejerció un “cierto ascenso” hacia el resto de los detenidos por su condición de abogado.

También mostró signos de mejora porque se cuidó físicamente y pidió cremas y otros productos de belleza, viviendo una vida normal en la forma ordinaria que compartía con los demás presos, de ahí la sorpresa que provocó entre los funcionarios y la dirección de Brieva por utilizar un paño para ahorcarse.

Prisión de Brieva, en Ávila. EP

INVESTIGACIONES INTERNAS Y AUTOPSIA

Instituciones penitenciarias informaron del hecho con el apertura inmediata de una investigación para aclarar las circunstancias que rodearon esta muerte luego de que funcionarios de vigilancia encontraron a Rosario durante el conteo en la celda que solo ella ocupaba.

Inmediatamente, de acuerdo con el organismo dependiente del Ministerio del Interior, se realizaron maniobras de reanimación, dando aviso a los servicios de emergencia 112, que solo pudieron certificar la muerte de Rosario Porto. El tribunal y la familia del guardia también fueron trasladados.

DE UNA FAMILIA CONFORTABLE

Hija de familia adinerada, reconocida abogada santiaguera y profesora de historia del arte, Rosario Porto, quien falleció a los 51 años, siguió los pasos de su padre en su juventud. Se licenció en Derecho y pasó tiempo en varios países europeos. para un mejor aprendizaje de idiomas.

En efecto, heredó de su padre el cargo de cónsul de Francia, quien se fue en 2006. También suspendió su carrera como abogada unos años antes del crimen de su hija adoptiva para reorientar su actividad profesional hacia las relacionadas con el ámbito comercial.

Basterra y Porto, padres de Asunta Basterra, durante la audiencia de apelación de la sentencia. EFE

Ya casados ​​con Alfonso Basterra -que cumple condena en la cárcel de Teixeiro (A Coruña) – han decidido adoptar Asunta en China. Sin embargo, ambos terminaron su relación matrimonial tras la muerte de los padres de Rosario Porto en 2011. heredó una herencia importante.

Se sentía inocente

Desde su convicción por el asesinato de su hija adoptiva -cuyo cuerpo fue encontrado el 22 de septiembre de 2013 en una acequia del municipio coruñés de Teo, donde tenía una vivienda Rosario Porto- a través de su abogado defendió su inocencia.

El abogado, en sus declaraciones a los medios, advirtió repetidamente sobre la “profunda depresión” de su cliente, un problema que vinculó a una situación “hace muchos años”. A pesar de su recomendación, se negó, según el mismo relato, a solicitar permisos, lo que propuso como una forma de obtener su clasificación en tercer grado y anticipar la ejecución de la sentencia.

Desde el primer momento, las pistas sobre la muerte de su hija apuntaron a su entorno y, en particular, a ella y a su exmarido. Ambos, la noche de la muerte de Asunta, acudieron a una comisaría de Santiago de Compostela para denunciar la desaparición de su hija.

Las “inconsistencias” detectadas por la Guardia Civil en las declaraciones de los padres sobre los últimos movimientos de Asunta y sobre las primeras pruebas han acelerado sus detenciones. En un principio, Rosario Porto se negó a colaborar en el proceso, pero luego Ofreció hasta tres versiones de la posición de su ex socio quien se negó a declarar ante el juez y a cooperar en el proceso.

En el juicio su retrato era el de una mujer mortificada, vestida de oscuro, defendiendo su inocencia. “Yo no maté a mi hija, no, no maté a mi hija”, respondió a su abogado cuando se le preguntó directamente si era el responsable de la muerte de la menor en un comunicado contradictorio que luego vinculó con “lagunas”.

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *