Y después de la Fed, ¿qué? Un reflejo en 10 puntos


1 El mercado juzgó mal la última decisión de la Fed, que nos dio un poco más de información paloma, pero claramente no lo suficiente. Por tanto, la Fed sigue pensando que se necesitan más subidas, aunque ha cambiado algunas palabras (“espera” por “jueces”) en relación a la conveniencia de subir los tipos; lo que sugiere que existen serias dudas entre los funcionarios de la Fed. Esto es algo.

2 El S&P ha vuelto a caer y acumula un -14% desde octubre (mientras que los que invirtieron en el Tesoro estadounidense ganaron un 5%). Me pregunto si los inversores de impulso tienen la capacidad de extender esta dinámica. Les advierto que esto no está excluido.

3 Ahora bien. Existen grandes diferencias entre la hora actual y el inicio de la corrección. Veamos.

– Las TIR de los bonos estadounidenses se han contraído más de 50 pb (lo que no es poca cosa). Esto me hace pensar que el “efecto de vacío” ahora es mucho menor.
– El precio de la Fed se contrajo un 35%, liberando mucha liquidez y compensando los dólares que la Fed retira del sistema.
– Italia y Bruselas han resuelto un problema que mantenía tensos a los mercados.
– Tenemos valoraciones (múltiplos) que son un 18% más baratas que en enero.
– Tenemos, por el momento, una tregua comercial entre Estados Unidos y China. Será lo que será, pero técnicamente hablando es una noticia marginalmente positiva.
– Y finalmente, tenemos una Fed algo más paloma, lo que asegura que las tasas de drenaje de liquidez serán más bajas.

4 Si cree que esto está sucediendo porque las ganancias corporativas están a punto de volver a tasas negativas debido a una recesión inminente, el consejo es que no se apresure.

5 Por nuestra parte, somos conscientes de que el elevado efecto base (desde 2018) y la ausencia de nuevos estímulos fiscales en el horizonte hacen prácticamente imposible mantener las tasas de crecimiento en EE.UU. en 3,2%. Sin embargo, es posible que le interese saber que no hay una recesión sobre la mesa, al menos en la que estamos sentados. ¿Porque? El rendimiento del capital en los Estados Unidos se mantiene muy por encima del costo del capital, y esto es crucial. Por otro lado, si lo que te asusta es la reciente debilidad de algunos sectores clave, como la vivienda, debes saber que el reciente recorte de las TIR (incluidas las hipotecas) representa un importante globo de oxígeno. No me sorprendería ver un repunte de la actividad inmobiliaria en Estados Unidos (especialmente con la actual situación favorable del mercado laboral).

6 Sí. Es cierto que los diferenciales crediticios se han incrementado (aumentando los costos de endeudamiento en las empresas más riesgosas) y esto se ha reflejado en el congelamiento de la emisión de deuda HY durante el último mes (algo que ha asustado a algunos). Pero también sucedió en 2011, 2014 y 2015 y no demostró ser motivo de pánico.

7 Sí, ¡pero las tasas a corto plazo siguen aumentando! Es cierto, y esto se aplica a las empresas que dependen de financiación a corto plazo (normalmente de pequeña capitalización). Afortunadamente, un gran porcentaje de empresas estadounidenses (en su mayoría de mediana y gran capitalización) están apalancadas por instrumentos de deuda a largo plazo (de ahí una inversión de la curva, explicada en parte por una disminución en los rendimientos de los bonos). tramos largos, que no cunda el pánico).

8 Esta última reflexión me lleva al siguiente planteamiento: Sobrepeso de las grandes y medias capitalizaciones. Gorras pequeñas de peso insuficiente.

9 Otra consideración para la toma de decisiones: ha mejorado el rendimiento de los instrumentos de deuda a corto plazo (<2 años) en USD, lo que me hace sentir muy cómodo con un peso significativo de estos activos en la cartera. Sí, ¿qué pasa con el dólar? Bien gracias. La Fed puede ser más papista que el Papa, pero una cosa es segura. Tiene más pólvora que el resto para combatir futuras crisis, lo que asegura la continuidad de su papel como único refugio de rescate.

10 Finalmente, y como respuesta a una pregunta que me hizo un cliente la semana pasada: ¿es hora de retirarse de los mercados? Bueno, esa es una pregunta que me he estado haciendo últimamente. ¿Es hora de retirarse de los mercados? Teniendo en cuenta que hay dos mundos en mi vida, el real y el financiero, esa posibilidad ofrecería lo peor de ambos mundos para mi esposa: más marido y menos dinero. Con todo, creo que la decisión correcta es no salir del mercado. Y desde el punto de vista de la inversión, creo que sigue siendo una herramienta válida para canalizar el ahorro.





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *