Contra el islamismo sin estigmas


Aunque sufrió ataques aislados, como el de Mohamed Merah en marzo de 2012 (7 muertos), Francia había escapado de los principales ataques islamistas como Madrid en 2004 (191 muertos) o Londres en 2005 (56 muertos). Todo cambió en 2015 con el atentado a ‘Charlie Hebdo’ (17 muertos) e los atentados del 13 de noviembre en la sala Bataclan y en varios comedores (130 muertos). Desde entonces, Francia ha sido el país occidental más castigado por el yihadismo, con 270 muertos desde 2012 y 34 ataques islámicos solo en estos cinco años.

Pero el terrorismo islamista no es solo un fenómeno francés, Por el contrario, se ha extendido a Europa, Estados Unidos y muchos países musulmanes, los olvidados pero los más afectados. Desde 2015, Hay 13 ataques en el Reino Unido, 12 en los Estados Unidos, nueve en Turquía, siete en Bélgica y Alemania. seis en Rusia, dos en Australia y otros en Suecia, Dinamarca, Holanda, Finlandia, Canadá, Suiza y el último en Austria. Sin olvidar, por supuesto, los de Barcelona y Cambrils en agosto de 2017 (16 muertos).

Lobos solitarios

Yihadismo se acentuó con la creación del Estado Islámico en 2014, pero no ha declinado con la derrota de ISIS en marzo de 2019, sino que ha sido reconvertido con ataques llevados a cabo por lobos solitarios armados muchas veces con solo un cuchillo, pero que son capaces de realizar actos tan horrendos como la decapitación del profesor Samuel Paty en Francia. Como el país más atacado, Francia tiene solidaridad europea, manifestado en una “mini-cumbre” el último día 11 donde se propuso fortalecer la seguridad del espacio Schengen, mejorar la cooperación de los servicios de inteligencia europeos y luchar contra la radicalización y los mensajes de odio dentro y fuera de las redes sociales. La canciller Angela Merkel se ha puesto el dedo en la llaga pidiendo la presencia de los países musulmanes en la lucha contra el terrorismo, un problema que, dijo, “tiene también una dimensión social, no solo penal y judicial”.

En Francia, Macron anunció una ley contra lo que antes se llamaba comunitarismo y ahora se llama “separatismo islamista & rdquor ;, una” ideología & rdquor; el cual “afirma que sus propias leyes son superiores a las de la República”, dijo el 2 de octubre al presentar el proyecto. El objetivo es defender el secularismo y las libertades. y combatir las desviaciones del ideal republicano: la escuela, que debe inculcar los valores de la República y no los de ninguna religión, será obligatoria a partir de los tres años y medio. no se permitirá la orientación familiar ni injerencia extranjera en la enseñanza; los imanes extranjeros desaparecerán en cuatro años, y se controlará la financiación de las mezquitas, entre otras medidas.

Décadas de fracaso

Pero en un asunto tan delicado Francia tendrá que adoptar una línea muy fina para luchar contra el islamismo sin estigmatizar a los musulmanes. Macron reconoció esto el estado también ha construido un separatismo con los guetos en las ‘banlieues’ que debe ser contrarrestada con inversiones millonarias y medidas contra la discriminación. El problema es ese Esta es una promesa duradera que trae décadas de fracaso.

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *