Los residuos de Sánchez en vacaciones: 40 mil euros en obras en Doñana


Si invita a un grupo de sus amigos personales a Palacio de las Marismillas durante sus vacaciones de verano en Doñana el año pasado y reveló ahora que ya generó un gran revuelo político hace unos días, el factura del paso de Pedro sanchez Y Begoña Gómez por ese paradisíaco conjunto público y por la villa de patrimonio nacional en La MaretaDías antes, regresan al presente durante la pausa estival cuestionados por el inquilino de La Moncloa en total desescalada.

Ahora se ha podido constatar que las vacaciones de verano del presidente del Gobierno en las instalaciones de Patrimonio Nacional supusieron un incremento del 64,4% en la factura de la luz de la residencia La Mareta, ubicada en Lanzarote, y la contratación de puestos de trabajo en Las Marismillas, por un importe superior a 40.000 euros.

Una cifra nada despreciable si tenemos en cuenta que se invirtió solo durante 10 días, del 11 al 21 de agosto, en los que residió la pareja presidencial. Los otros seis días, poco antes, se divirtieron en Lanzarote.

Estos datos de Detener verano de Sánchez ahora se conocen gracias a una batería de preguntas de varios miembros de la Vox, quien solicitó información general sobre cuántas visitas ha realizado el Primer Ministro desde el pasado mes de enero a ambas residencias oficiales, los gastos de mantenimiento vinculados a la visita que realizó con su familia a La Mareta en agosto, así como las obras realizadas en Las Marismillas.

En su respuesta, el Ejecutivo confirmó esto este verano Sánchez Usó la casa de La Mareta en una ocasión, entre el 6 y el 11 de agosto, y en otra en el Palacio de Las Marismillas, la segunda parte de sus vacaciones de verano.

Según precisó el Gobierno, los costes por el suministro de energía eléctrica durante ese mes de agosto en La Mareta fueron de 1.166,98 euros frente a la factura de 705,5 euros pagada en julio, lo que supuso un incremento del 64,4% .

Asimismo, Moncloa informa que si bien en la residencia ubicada en Lanzarote no se llevó a cabo ninguna actuación específica de “obras y suministros”, en la residencia de Doñana se llevaron a cabo dos “contratos de obras menores” por un valor superior a los 40.000 euros.

Puerta de entrada a La Mareta, donde Sánchez y su mujer pasaron la primera parte de sus vacaciones de verano.

En concreto, se repararon y reforzaron las viguetas de la sala de hierro del Palazzo, por un importe de 12.923,22 euros, y se acondicionó la entreplanta para intervenciones de seguridad, por un total de 27.438,72 euros.

Ahora, aunque no se han realizado obras en La Mareta, se concreta que el Patrimonio Nacional, del que depende este inmueble, “cuenta con una plantilla mínima (cuatro empleados) de forma permanente, contando con los medios de los servicios centrales cuando es necesario”.

También se añade que la actividad de estos empleados se completa con un contrato de servicio de limpieza y otro para aquellos aspectos de conservación y mantenimiento que requieran un cierto complemento técnico por un importe de 15.000 euros.

Por último, el Gobierno precisa que los costes de los materiales para las actividades de mantenimiento por parte de los trabajadores del Patrimonio Nacional ascienden a unos 2.000 euros mensuales, aunque, sí, especifica que su adquisición se habría producido “independientemente del uso de La Mareta “.





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *