Fridman ampliará capital en Dia por al menos 200 millones y pide más tiempo a la banca | Compañías



Un año y medio después de tomar el control de Dia, el magnate ruso Mikhail Fridman está preparando un gran avance financiero para la cadena de supermercados. Se propone capitalizar 200 millones de la deuda que inyectó en junio de 2019 y por la que cobra un 7% anual y, a cambio, pide a los bancos extender el vencimiento del crédito a proveedores de alrededor de 71 millones que firmó en junio de 2019. más de dos años. Los 900 millones de euros del préstamo sindicado que vence en marzo de 2023 no están, de momento, en negociación.

En un comunicado a la CNMV, Dia confirmó este lunes, tras información publicada por Cinco días, “que está en conversaciones con el grupo Letterone, DEA Finance Sarl [controlado por Letterone] y con sus instituciones financieras acreedoras en relación con un acuerdo integral sobre su estructura financiera y de capital a largo plazo que permitiría al equipo de administración concentrarse en la ejecución del plan de negocios. “” No se ha llegado a ningún acuerdo hasta la fecha. Dia informará puntualmente al mercado, en su caso, del avance de estas negociaciones ”, añade.

Los bancos acreedores de Dia, liderados por Santander y BBVA, han estado negociando una solución para la compañía desde 2018, cuando estaba al borde del colapso financiero. Lo hicieron con las direcciones de Antonio Coto y Borja de la Cierva en primer lugar, y con el propio Fridman una vez finalizada su adquisición, en mayo de 2019, de la empresa a través de Letterone, su brazo inversor. Los problemas entonces eran sospechosos de falsificación contable, ahora en los tribunales, que puso en crisis las cuentas de la empresa, y un mal desempeño de su negocio. Se rompieron los convenios, los bancos cerraron sus líneas de crédito a los proveedores y Dia estaba a pocas horas de entrar en la pre-quiebra de los acreedores.

Han pasado muchas cosas desde entonces. El equipo designado por Fridman para hacerse cargo de la compañía se ha instalado en España, con cambio de consejero delegado incluido. La nueva hoja de ruta diseñada ha comenzado y ya ha dado sus frutos. Y, aunque pueda parecer paradójico, el contexto sí sopla a su favor. En una situación de encierro y depresión económica severa, las cadenas de supermercados son una de las pocas empresas que han podido seguir ganando dinero.

En este contexto, Letterone decidió acabar con el problema de Dia: las dos emisiones de bonos, por valor de 300 millones cada una, que tenía el grupo de supermercados. Lanzó una OPA y tomó 293 millones de los 300 millones con vencimiento en 2021 y 269 millones de los otros 300 millones con vencimiento en 2023.

Ahora mejorará la estructura de capital de Dia, mediante la capitalización de una parte de la deuda que el grupo tiene con el propio Letterone. La deuda financiera neta de Dia a finales de junio superó los 1.250 millones de euros.

Los vínculos son clave en este contexto. Hace dos años, los bancos, encabezados por Ana Botín, presidenta de Banco Santander, se mostraban reacios a ofrecer un mejor trato a los bonistas que a las entidades en proceso de refinanciamiento. Por tanto, se negaron a ampliar los vencimientos más allá de marzo de 2023, fecha de vencimiento de los bonos, y solicitaron un compromiso a la empresa que lidera Borja de la Cierva para buscar una solución a su deuda cotizada. Con los tenedores de bonos casi fuera de la ecuación, Fridman quiere afirmar los buenos números de Dia y obtener mejores condiciones.

En negociaciones

Representantes del magnate ruso y los principales bancos de Dia se reunieron la semana pasada. Dia presentó su plan: fortalecer los fondos propios de Dia y que los bancos le den un voto de confianza ampliando el vencimiento del préstamo de 71 millones de euros que vence en junio de 2021. Un proceso que requiere una nueva ampliación de capital . Aunque, en la última reunión, Dia fue autorizada para realizar una operación de este tipo hasta en un 20% sin necesidad de derechos preferenciales de suscripción.

El último aumento en octubre de 2019 se realizó a 0,1 € por acción. A ese precio tendría que realizar una operación con derechos, ya que el número de nuevas acciones necesarias -2.000 millones a 0,1 euros cada una- equivaldría al 30% del capital actual. Pero se podría hacer por 0,15 € por título sin derechos. Dia cerró en bolsa el viernes con 875 millones.

Letterone prestó 200 millones de Dia en mayo de 2022 al 7%. Más del 2.5% que reciben las entidades por los 900 millones que vence en 2023 e incluso más del 5.5% que obtienen con su crédito de 71 millones por pagos a proveedores que vencen en junio de 2021, y que Fridman y Giorno piden extender.

Patrimonio neto negativo del grupo consolidado

  • Estructura.Los estados financieros consolidados de Dia al cierre del primer semestre del año arrojan un patrimonio neto negativo de 509,4 millones de euros, aunque los de la sociedad dominante, utilizados para calcular la obligación de disolución o ampliación de capital, fueron positivos por 219,2 millones de euros. EUR. Pero los bancos quieren más seguridad. Junto con varios fondos de cobertura, están en juego alrededor de 900 millones de euros más 71 millones de euros para crédito a proveedores. La ampliación de capital que Dia llevó a cabo en octubre del año pasado fue de 605 millones de euros. Pero la mayor parte fue cubierta por el préstamo de capital compensado de Letterone de 490 millones de euros. Su participación en Dia aumentó del 69,78% al 74,82% actual. Las entidades aprueban que Dia fortalecerá sus fondos. El primer socio está dispuesto a renunciar a ese préstamo de 200 millones con garantías por el que cobra un 7% anual a cambio de una mayor colaboración del banco.

    Cautiverio. Casi el 94% de los bonos de Dia, luego de las ofertas de compra realizadas en agosto y septiembre, están en manos de una subsidiaria de Letterone. Esta deuda también entrará en juego en las negociaciones con los bancos. Ya cumplió con lo que Botín le pidió que hiciera.

  • Cautiverio. Casi el 94% de los bonos Dia, luego de las ofertas de compra realizadas en agosto y septiembre, están en manos de una subsidiaria de Letterone. Esta deuda también entrará en juego en las negociaciones con los bancos ante el grupo de alimentos.

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *