Trump se enroca ante el avance de Biden | Elecciones USA


Donald Trump en la sala de prensa de la Casa Blanca este jueves.
Donald Trump en la sala de prensa de la Casa Blanca este jueves.CARLOS BARRIA / Reuters

Donald Trump se acerca a la Casa Blanca a medida que la verificación del progreso coloca al demócrata Joe Biden a un paso de la victoria en las elecciones presidenciales. Los recuentos de votos de las últimas horas han producido señales tan elocuentes que el vicepresidente de la era Obama ya está comenzando a recibir felicitaciones de sus partidarios. Con un 95% de encuestados, tomó la delantera en Pensilvania y, si empata este estado, ya es el ganador. Sus últimas apariciones públicas, centradas en el llamado a la armonía, le otorgan un perfil presidencial. El presidente republicano reaccionó con una fuga hacia adelante: generalizó sus infundadas acusaciones de fraude hasta el punto de poner en tela de juicio todo el sistema de la democracia del primer mundo.

“Mi estilo de negociación es bastante simple y directo. Subo muy alto y empujo y empujo y empujo hasta que consigo lo que estoy buscando. A veces estoy por menos de lo que quería, pero en la mayoría de los casos obtengo lo que quiero. Más que cualquier otra cosa, creo que la habilidad de negociación es algo con lo que naciste, está en tus genes. No digo esto desde un punto de vista egoísta. No se trata de ser brillante. Requiere algo de inteligencia, pero se trata principalmente de instinto. “

En El arte de los negocios (The Art of Negotiation), 1987, un Donald Trump de treinta años, ya conocido tiburón inmobiliario en Manhattan, dibuja un retrato austero de sí mismo, no tanto por la rigurosa veracidad de cada uno de los episodios que cuenta, sino porque esa es la una historia que quiere entregarse al mundo, el aspecto con el que quiere ser visto. Más que manuales de política, libros de historia presidencial o teorías sobre el populismo en Occidente, no hay mejor texto para comprender lo que ha sucedido en Estados Unidos durante los últimos cuatro años que esas memorias, en las que el actual presidente explica que ha golpeado el su maestro de música en la escuela primaria porque creía que el maestro “no sabía nada” sobre el tema. “Era un tipo muy decidido”, dice, era “un líder en mi barrio”.

El líder de Jamaica Estates, una parte acomodada del multicultural distrito neoyorquino de Queens, es perfectamente reconocible en estos días. El hijo de un vendedor de Chevrolet del estado de Delaware, un hombre de 77 años por excelencia del establecimiento de Washington, está ganando la carrera presidencial y Trump empuja y empuja y empuja hasta que consigue lo que quiere.

Joe Biden se preocupa por la victoria y se dirige a la Casa Blanca, meta por la que ha luchado toda su vida, tras tomar la delantera en los cuatro estados clave que definen el recuento de votos: Arizona, Nevada, Georgia y Pensilvania. . Solo este último -con Nevada- ya le daría la presidencia. Sin embargo, otro que espera ser declarado ganador, Carolina del Norte, pone a Trump por delante, pero no compensa ninguna derrota en otros lugares. Con esta fotografía, el vicepresidente de la era Obama no solo recuperaría los tres territorios del cinturón industrial que condenó a derrotar a Hillary Clinton hace cuatro años (Michigan, Wisconsin y Pensilvania), sino que ganaría para los demócratas Arizona y tal feudo. conservadores como Georgia del Sur, que no ha elegido un presidente demócrata desde 1992.

Las autoridades de este estado anunciaron este viernes que llevarán a cabo un recuento, dadas las estrechas diferencias entre Trump y Biden, que muchos territorios hacen automáticamente para garantizar el resultado cuando la ventaja es mínima. “Está demasiado cerca para declarar un ganador. De unos cinco millones de votos, tendremos un margen de unos pocos miles “, dijo el secretario de Estado Brad Raffensperger. El presidente luego escribió en su cuenta de Twitter:” ¿Dónde están las papeletas militares que faltan en Georgia? ¿Qué les pasó? ?

Así, volvió a agitar, sin fundamento, una supuesta irregularidad en el proceso electoral, esta vez, por los votos de los miembros del Ejército, que debían ser más a favor del Republicano. El magnate neoyorquino ganó allí por una diferencia de cinco puntos porcentuales sobre Clinton, pero en un año con las mayores movilizaciones antirracistas en medio siglo, el auge del voto negro podría firmar su sentencia.

A medida que avanza el control, Biden se acerca cada vez más a la victoria y Trump, a lo grotesco. El presidente apareció en la sala de prensa de la Casa Blanca el jueves por la tarde y lanzó una bomba de racimo sobre la legitimidad del sistema electoral estadounidense, las autoridades en los territorios que dan la victoria a Biden y el propio candidato. rival. El presidente acusó a Biden de querer “robarse” las elecciones presidenciales gracias a “votos ilegales”. No proporcionó pruebas, no citó incidentes ni explicó por qué llegó a esta grave conclusión. En resumen, cuestionó la legitimidad de la propia democracia estadounidense.

Escrutinio

Trump critica el hecho de que los votos se cuenten después del día de las elecciones, algo completamente común, porque a medida que se procesan las boletas, pierde fuerza. La razón es que varios estados, incluidos Pensilvania, Michigan y Wisconsin, primero procesan la votación cara a cara, luego avanzan y publican las votaciones. Y este tipo de sufragio batió récord en estas elecciones atípicas de la pandemia. Más de 100 millones de estadounidenses ya habían votado el día en que se abrieron las urnas. Dado que los pronosticados son en su mayoría demócratas, la imagen de la votación de la noche de las elecciones fue más favorable para el presidente, que estaba en la cima en Wisconsin y Michigan, pero luego Biden mejoró y terminó embolsándose esos dos territorios clave. La misma tendencia continúa este viernes en Pennsylvania.

El Partido Republicano, que ha reforzado sus filas en torno a Trump durante cuatro años, mantiene su distancia para disgusto del presidente y quienes lo rodean. “¿Dónde está el Partido Republicano? Nuestros electores nunca lo olvidarán”, escribió uno de sus hijos, Eric Trump, en su cuenta de Twitter, aunque prontamente la canceló. También criticó a su hermano mayor, Donald Trump Júnior. la “falta de acción”. Este viernes, el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, evitó sumarse a las acusaciones de fraude, aunque tomó el lenguaje de Trump al defender el recuento de los “votos legales”.

Mientras tanto, Biden continúa adoptando una postura ganadora. Se espera que el demócrata pronuncie un “discurso a la nación” el viernes acompañado de la candidata a la vicepresidencia Kamala Harris, en una señal de que espera ser declarado oficialmente ganador muy pronto. En una conferencia de prensa, la presidenta de la Cámara de Representantes, la veterana demócrata Nancy Pelosi, se refirió a Biden como “presidente electo”.

Los conteos permanecen lentos e impasible mientras el presidente grita por su arresto y la presión continúa en las calles. Las actualizaciones de datos en los colegios electorales de Arizona o Pensilvania se registran como el puntaje del Super Bowl, el gran evento deportivo del año. Sin embargo, uno de los dos equipos ya anticipó que competirán por el resultado. Es el último vuelo hacia adelante del líder del barrio Jamaica-Queens.

Regístrese aquí en Boletin informativo sobre las elecciones en los Estados Unidos



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *