Desmantelado el mayor punto de venta ilegal de municin en el Estado a travs de Internet


La Guardia Civil detenida en Bilbao, como parte de la transacción “Bran-Ermas” versus venta ilegal de municiones en Internet, a una persona que tenía en casa 77 armas de fuego. En funcionamiento, desarrollado en Madrid, Bizkaia, Pontevedra, Zaragoza, Lleida y Barcelona, un total de cuatro personas fueron arrestadas y otros dos fueron investigados por délite en el tráfico de armas y municiones, depósito de armas e municiones, almacenamiento de explosivos y posesión ilegal de armas no fuego.

La operación, que permitió desmantelar el el mayor mercado de municiones ilegales del estado a través de Internet e incluía diez entradas y grabaciones, comenzó en 2018, cuando la Guardia Civil constató que uno de los ahora detenidos había vendido parte de las armas incautadas en Asturias, como parte del operativo “Golalde”.

Investigaciones posteriores revelaron que el objetivo principal, residente en la provincia de Madrid, tenía más de cinco años de venta ilegal de municiones, sobre todo, a personas que posean ilegalmente armas de fuego y que, por tanto, no puedan adquirirlas en establecimientos autorizados, según ha informado la Dirección General de la Guardia Civil en un comunicado de prensa.

En ese momento había vendido más de 36.000 cartuchos metálicos de varios calibres, tanto para armas cortas como largas, incluida munición de guerra.

Para hacer algunas de las municiones, tenía un laboratorio clandestino donde, además de los 18.000 cartuchos ya producidos, intervinieron más de 100 kilogramos de balas, vainas, cebadores y pólvora, así como la maquinaria y herramientas necesarias para la fabricación artesanal de cartuchos metálicos de 30 calibres diferentes, que posteriormente fueron comercializados ilegalmente en Internet.

REGISTRO DOMICILIARIO

La Guardia Civil explicó que en el momento de la rRegistro de la casa de esta persona, tenía una pistola colocada y lista para usar en la mesita de noche ubicada junto a la cama donde se encontraba en el momento del allanamiento por parte de los agentes.

Además de esta arma, en una fecha posterior registro de un cobertizo-garaje de su propiedad, que se utilizó como depósito de seguridad, se incautaron un total de otras 59 armas de fuego ilegales, la mayoría de ellas envueltas en plástico listas para la venta y entrega a posibles compradores.

También se contó con una granada de mano, tres granadas de mortero y dos proyectiles de cohetes para cañón sin retroceso y piezas fundamentales de armas, entre las que destacan numerosos cañones de armas cortas, tanto nuevos como semiacabados.

Agentes de la Guardia Civil también identificaron a otros vecinos detenidos e investigados en el resto de provincias, entre ellos un hombre en Bilbao, que involucró 77 armas de fuego, entre armas cortas, largas y prohibidas, que poseía ilegalmente en su casa.

Con esta intervención se evitó que “el elevado número de municiones y armas incautadas pudieran ser utilizadas en actos violentos o desviadas al mercado negro”.

100 BRAZOS CORTOS Y 33 BRAZOS DE MANO LARGA

los efectos incautados En esta operación hubo un centenar de armas cortas —pistolas y revólveres— y 33 cañones largos; cuatro armas de fuego artesanales – pistolas trampa -; una varilla de rifle – un arma prohibida -; una granada de mano, tres granadas de mortero y dos proyectiles de cohetes; siete rifles cohete y dos rifles arrojadizos; y 29 cañones sueltos y cinco tambores de revólver.

Además, se introdujeron 18.196 cartuchos metálicos de diferentes calibres; 75 kilos de balas y 33 kilos de vainas para la fabricación ilegal de munición metálica; 2,5 kilos de pólvora y 11.050 pistones – cebadores – para la fabricación de munición metálica; y prensas de recarga, atornilladoras y 32 series de DIE para la fabricación ilegal de cartuchos metálicos de tantos calibres para armas cortas como largas.

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *