Netflix, HBO y Youtube deberán destinar un 5% de sus ingresos en España a películas y series europeas


MADRID

Actualizado:

Salvar

Los servicios de vídeo bajo demanda, plataformas de internet y otros en España tienen que dedicar el 5% de su facturación en España al trabajo europeo (cine y series), como ya lo hacen los canales privados de televisión, lo que asegurará que Netflix, HBO, Disney + o la sucursal específica de YouTube deben destinar este porcentaje de sus ingresos en nuestro país a este fin. Así lo afirma el proyecto de ley general de comunicación audiovisual que está abierto a audiencia pública para que los agentes implicados propongan cambios hasta el 3 de diciembre.

Esta obligación se aplica a todas las plataformas con una facturación superior a diez millones en nuestro país, siendo el 70% de los trabajos para producciones independientes. Cuando la facturación nacional supere los 50 millones de euros, al menos el 40% de lo que se destina a obras europeas debe estar en una de las lenguas oficiales de España.

La norma transpone la directiva europea del ramo, pendiente de 2018, e introduce algunas novedades para estos operadores aunque no aborde otras. El Secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructura Digital indica que el texto no abre el melón de la cuestión de si estas empresas deben contribuir al apoyo de RTVE según lo solicitado por la administradora única de la institución, Rosa María Mateo, por lo que debe ser el reglamento financiero de la misma televisión pública el que atienda este capítulo.

De momento, el texto, que depende del Ministerio de Economía, concierne a empresas radicadas en España -haciendo una excepción con la aportación al cine europeo-, por lo que deja en manos de los países de origen que respetan las plataformas otras condiciones como que El 30% del catálogo es obra europea. En el caso de los que operan desde nuestro país, de este porcentaje, al menos el 50% incluirá producciones en los idiomas oficiales de España

Este punto, por ejemplo, afectará a aquellas plataformas que tienen su sede en España, pero no a las grandes del sector, que operan desde otros países, dejando las sucursales de su sede europea en nuestro país. Serán estos Estados miembros los que deberán transponer la directiva a sus ordenamientos jurídicos y garantizar el cumplimiento del requisito. 30% del catálogo, por ejemplo.

Estara alli CNMC, que garantiza el cumplimiento que afecta a España para que estas plataformas tengan que registrarse y será la entidad la que podrá solicitar la información de ingresos relevante y otros. Los límites de publicidad también se flexibilizan mediante la introducción de franjas horarias.

Míralos
Comentarios

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *