Osakidetza ampla las camas UCI pero descarta el colapso


Euskadi cuenta actualmente con 11.448 personas infectadas activamente por el coronavirus y más de 50.000 en régimen de aislamiento por haber estado en contacto directo con uno de ellos, probablemente las cifras más altas de toda la pandemia del covid-19.

Las autoridades sanitarias han cifrado ese número de infectados en este momento, cuando la semana pasada eran 7.118, y han estimado los contactos directos de forma aislada para cada uno de ellos en 4,4. También determinaron que alrededor del 35% de los casos activos se encontraron en estrecho contacto con casos anteriores.

El coordinador del programa de vigilancia y control del Departamento de Salud del Gobierno Vasco, Ignacio Garitano, Apareció informar sobre la evolución de la pandemia en la semana entre el 19 y el 25 de octubre. El gerente de Lakua también informó que las camas de UCI disponibles en los hospitales de Osakidetza se ampliarán en una veintena, que actualmente están al 30% de su capacidad, así como la captación de 85 personas a la red de rastreadores.

Entre esos días se detectaron 6.817 nuevas infecciones en la CA de Euskadi, cuando siete días antes la cifra había sido de 4.543. Este aumento ha tenido mayor incidencia en Bizkaia y Gipuzkoa, con 2.898 y 3.126 casos, respectivamente, y un aumento de más de 1.000 positivos respecto a la semana anterior en ambos territorios; En Álava, 611 diagnósticos superan a los de la semana anterior en algo más de 100.

Garitano explicó que la evolución epidemiológica es alta y que la presión asistencial está “aumentando”, aunque aseguró categóricamente que no se puede hablar de colapso, “sin duda”.

Explicó que el País Vasco ya se encuentra en el segundo escenario del plan de emergencia para las camas UCI, donde ya estaban allí este martes. 75 pacientes ingresados, lo que significa un 30% de ocupación y recordó que en el escenario 5 podrían estar disponibles 620 camas de cuidados intensivos.

Apeló a la responsabilidad individual y colectiva para aplanar y bajar la curva de contagio, aunque advirtió que cuando hay varios días con más de mil nuevos periódicos infectados “se generan contactos cercanos que, a su vez, provocan nuevos casos” no puede controlar una pandemia en uno o dos días.

DOS SEMANAS

En ese sentido, vaticinó que a ver si las medidas que entraron en vigor este lunes dan resultado o no tendremos que esperar al menos dos semanas, aunque también mostró la esperanza de que la mejora se pueda ver antes como consecuencia de las decisiones tomadas antes de este último.

Se aseguró de que la red de seguimiento esté “bastante de buen tamaño” (45 nuevos médicos se incorporaron la semana pasada y 40 más lo harán esta semana) y que Osakidetza mantiene la capacidad de seguir haciendo pruebas masivas, más ahora con la incorporación de pruebas de antígenos que estarán especialmente dirigidas a personas sintomáticas. .

Garitano reconoció que en momentos puntuales ha habido un cúmulo de trabajo en el trabajo de los rastreadores, duplicando los 500 casos diarios que se han registrado, pero pidió tranquilidad a la población porque todos los contactos directos de una persona diagnosticada lo harán ser llamado. una prueba.

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *