Los fondos europeos disparan la inversión prevista en infraestructuras para 2021 | Economía


Un tren de cercanías pasa por las obras de la estación de AVE Sagrera de Barcelona.
Un tren de cercanías pasa por las obras de la estación de AVE Sagrera de Barcelona.Joan Sanchez / EL PAÍS

El fondo de recuperación europeo colocó las inversiones previstas en Presupuestos estatales para 2021 a niveles récord. Se espera que las inversiones reales alcancen los 10.172 millones, un nivel inusual en la última década aunque por debajo del récord de 14.000 millones de 2008. Pero al mismo tiempo, los 29.168 millones previstos en transferencias de capital, el dinero que la Administración Central y sus agencias se trasladan a otras entidades para realizar inversiones, es una cifra sin precedentes. Hasta el momento, el nivel más alto alcanzado en este capítulo ha sido en 2010, cuando el Plan E situó el gasto en este concepto en 15.123 millones; eso es casi la mitad de lo presupuestado para el próximo año. En total, las inversiones reales más las transferencias de capital ascendieron a 39.340 millones: un récord histórico.

Para encontrar la causa de este crecimiento no hay que ir muy lejos: de los poco más de 29.000 millones destinados a transferencias de capital, 19.325 millones saldrán del fondo de recuperación de la UE, según datos presentados por el gobierno. En inversiones reales, la cantidad es mucho más modesta, ya que se distribuye entre 8.288 millones de fondos propios y 1.884 de Europa. La suma de todos los fondos europeos en el capítulo de inversión alcanza los 21.209 millones, lo que demuestra la importancia de este rubro para recibir ayudas de la UE, ya que la previsión de España es que el próximo año llegará a un total de casi 27.000 millones.

En comparación con el presupuesto básico de 2020 (el actual, que en realidad es una extensión del presupuesto de 2018 con pequeños ajustes), el aumento esperado de las inversiones inmobiliarias supera el 33%. Sin la ayuda europea, este crecimiento se mantendría en el 9%. En el capítulo de transferencias de capital, el incremento total es del 229%, que sin las ayudas europeas se mantendría en el 11%.

La Unión Europea aún tiene que definir esa enorme cantidad de dinero Se brindará en forma de subvenciones y créditos, pero destacó que las líneas principales serán la transformación digital y la transición ecológica. A falta de una definición en minúsculas, los presupuestos 2021 prevén que casi dos tercios de los fondos que llegan de Bruselas y se destinan a inversiones reales se canalizarán a través del Ministerio de Economía y Transformación Digital, lo que equivale a 1.005 millones.

Casi 27.000 millones de ayudas europeas

Pero esto es solo una pequeña parte de los 26.634 millones que España espera recibir de los dos programas que componen el plan UE Próxima Generación (el Mecanismo de Recuperación, de los que llegarán 24.198 millones, y el plan Reactivar la Unión Europea, del que se prevé que llegarán 2.436 millones). La mayor parte de esta inversión, 6.805 millones, se canalizará a través del Ministerio de Transición Ecológica y Desafío Demográfico. Transporte, movilidad y agenda urbana (heredera del ex Ministerio de Fomento) será la segunda más beneficiada con 4.982 millones.

En el departamento que preside Teresa Ribera, el dinero se destinará a “el despliegue masivo del parque de generación renovable y la infraestructura eléctrica, las redes inteligentes y el desarrollo de almacenamiento”, según el plan presupuestario. En cuanto al Ministerio que lidera José Luis Ábalos, los planes de emergencia y la construcción de infraestructura para la movilidad sostenible serán el destino prioritario, con el permiso de los fondos destinados a las políticas de vivienda. La digitalización del tejido productivo será responsabilidad fundamental del Ministerio de Economía y Transformación Digital, con la vicepresidenta Nadia Calviño al frente, que contará con 3.654 millones de Europa.

Mayor inversión en alta velocidad

Desde el punto de vista del destino de las inversiones, las infraestructuras acaparan 10.191 millones. Ocho de cada diez euros destinados a este capítulo recaen en el Ministerio de Transportes y casi cinco de cada diez se destinan a inversiones en ferrocarril. El dinero que deben invertir directamente el Estado y los organismos públicos y empresas por este concepto asciende a casi 4.737 millones. AVE es el gran ganador y Adif-Alta Velocidad, administradora de las líneas de Alta Velocidad, invertirá 2.877 millones. Completar los corredores ferroviarios para hacer más sostenible el transporte de mercancías y personas es una de las prioridades de la Unión Europea y esto se traslada a los presupuestos. También es importante el impulso de los trenes convencionales y Cercanías (que son los que más personas transportan por volumen) y ADIF, que gestiona estas vías, recibirá 1.828 millones.

El transporte por carretera, con 2.176 millones, es el segundo beneficiario de las inversiones en infraestructura previstas. Se destinarán 1.033 millones al mantenimiento de carreteras y 989 millones al desarrollo de la red de autopistas, a las operaciones de climatización en la red convencional y al acceso a ciudades o para la mejora de las conexiones con otras infraestructuras como puertos o aeropuertos. El gasto de este capítulo también incluye una partida de 154 millones para Seittsa, empresa responsable de las autopistas rescatadas.

Detrás de la infraestructura de ferrocarriles y carreteras, puertos y aeropuertos, de todos modos tomará un poco más de mil millones de participación. El gasto en infraestructura se completará con 766 millones para hidráulica, 229 millones para litoral y medioambiental, 164 millones para el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (fundamentalmente para infraestructuras de mejora ambiental destinadas a proteger algunos ecosistemas) y 55 millones que se entregarán en un tramo para otras infraestructuras.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *