Morbidelli repite y Mir coge margen


Joan Mir, tercero en el Gran Premio de Teruel, gana ventaja en el liderazgo del Campeonato del Mundo de MotoGP. Subí las escaleras 6 a 14 puntos de margen, con tres carreras para decidir el título. El mallorquín se vio nuevamente beneficiado por el discreto protagonismo de los primeros espadas de Yamaha, Fabio Quartararo (8º) y Maverick Viñales (7º), que quedaron en evidencia tras la victoria de otro de los representantes de la marca de teclados, Franco Morbidelli, final. Es el segundo piloto en repetir la victoria esta temporada después de su compañero en el equipo satélite Petronas de Yamaha, Quartararo.

MotorLand, donde corrió por segunda vez consecutiva, se tragó la competencia de Mir, quien tomó la delantera el fin de semana pasado y esta vez endureció sus condiciones. Quartararo, líder antes de llegar a Alcañiz, fue 18º y 8º; Viñales, 4º y 7º; Dovizioso, que aterrizó con todas las opciones de campeón, 7º y 13º, ayer justo por delante de Rabat y Smith. El Mundial es así: Mir, 137 puntos; Quartararo, 123; Viñales, 118; Morbidelli, 112; Dovizioso, no. 109; Aclarados, 105. Este último avivó su esperanza con el segundo puesto, aunque con Morbidelli, impecable, no pudo hacer nada. “Sabía que tenía que tener una carrera agresiva. Di lo mejor de mí en cada vuelta”. Morbidelli torturó con ritmo constante. Rins, que viajó como soldado para escapar del italiano, se rindió sin descanso cerca de Ecuador.

Después de Morbidelli y Rins, Mir corrió solo para extender la regularidad que lo elevó al Mundial sin obtener una victoria, a la manera de Champi Herreros (80c.c.; 1989) y Emilio Alzamora (125c.c.; 1999) ), solo los campeones que no han firmado una victoria en toda la temporada; los otros tres casos estaban en la categoría de sidecar.

La actuación del mallorquín le ha dejado seis podios -no tenía hasta este año y es el doble de los siguientes pilotos que más veces han parado- nueve carreras en puntos y tres retiradas, suficientes en este recorrido disputado para evitar la cima. La virtud de Mir es la capacidad de compensar sus sábados con su mano a mano: ayer arrancó 12º y tuvo otra remontada envidiable. Sin embargo, la ausencia de jerarquía en forma de victorias permite la pluralidad. Una decena de pilotos todavía tienen aspiraciones de coronación, incluido Morbidelli, con su formidable triunfo.

Honda creció en Aragón, con su primera pole del año, pero ayer decepcionó la caída de sus principales activos. El poleman, Takaaki Nakagami, cayó al suelo en los primeros metros, cuando iba en cabeza. Álex Márquez, tras dos podios seguidos, corrió mientras luchaba por el tercer puesto con Mir.

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *