La salida de Leopoldo López deja en el aire los planes de la oposición a Maduro | Internacional


Juan Guaidó y Leopoldo López el 30 de abril de 2019 en Caracas.
Juan Guaidó y Leopoldo López el 30 de abril de 2019 en Caracas.Fotógrafo autónomo (Reuters)

La salida de Venezuela de Leopoldo López, la figura más simbólica de la oposición al chavismo, deja en el aire los planes del bloque partidario que busca forzar la renuncia de Nicolás Maduro y abre un escenario incierto en la dirección de ese frente. La decisión del político, que llegó este domingo a Madrid para reunirse con su familia tras pasar más de seis años en prisión, ha dejado perplejos a dirigentes opositores y militantes, cuyas expectativas de cambio se han visto reiteradamente frustradas. López ha asegurado que seguirá luchando desde un “nuevo campo de batalla” y se ha puesto al mando de Juan Guaidó.

El presidente de la Asamblea Nacional, reconocido como jefe de Estado interino por unos 60 países, ha sido el principal líder de la oposición al régimen desde principios de 2019. Sin embargo, el empuje de López fue decisivo para darle el poder y la estrategia adoptada. hasta la fecha, esencialmente responde a sus consejos directos. Las oleadas de movilizaciones, los intentos de provocar una ruptura dentro de las Fuerzas Armadas, las revueltas y la palanca de sanciones siempre han chocado, sin embargo, con el aparato y la represión del gobierno chavista, que ha logrado mantenerse en el poder. y controla todos los engranajes del estado.

Luego de una fuga confusa que tuvo lugar en la mañana del sábado y del que aún se desconocen los detalles y la organización anterior, López publicó esa noche cinco mensajes en su cuenta de Twitter que tienen una lectura principalmente interna. Es decir, recurrió a los venezolanos que en un momento confiaron en él para prometerle que continuaría su trabajo desde el exterior. La externa contra el gobierno venezolano, ejercida principalmente por Estados Unidos, países latinoamericanos como la vecina Colombia y en menor medida por la Unión Europea, se ha convertido en el principal recurso de la oposición para intentar debilitar al sucesor de Hugo Chávez.

“Como siempre, desde las calles con el pueblo, o en una prisión militar, desde un tribunal injusto o perseguido en una embajada, todo nuestro tiempo y energía le será útil al pueblo venezolano para ganar su libertad”, escribió. ex alcalde del municipio de Caracas de Chacao, en referencia a su pasado reciente. En 2014 fue arrestado bajo sospecha de alentar una ola de protestas que se salieron de control y resultaron en más de 40 muertes. Pasó tres años en el penal militar de Ramo Verde, hasta que en julio de 2017 la justicia, controlada por el chavismo, le otorgó la medida de la casa por prisión, que es arresto domiciliario. Casi dos años después, el 30 de abril de 2019, fue liberado con la ayuda de algunos militares y el jefe de inteligencia bolivariana (Sebin), Christopher Figuera, en un frustrado intento de revuelta. Luego buscó refugio en la residencia del embajador de España, Jesús Silva. Nos vemos el Sábado.

El pesimismo de la oposición creció en medio de la pandemia y varios líderes, que en muchos casos tuvieron que exiliarse como López para evitar la persecución por parte del régimen, son conscientes de que a corto plazo una transición es más un espejismo. También se están extendiendo tensiones y diferencias, especialmente con Henrique Capriles, ante las elecciones parlamentarias previstas para diciembre en las que la mayoría de las fuerzas antichavistas no participarán por falta de garantías. Sin embargo, ni Guaidó, cuyo desgaste se ha incrementado en los últimos meses, ni López quieren dar señales de ansiedad. Así, el segundo aseguró que “bajo el liderazgo” del jefe del Parlamento “y en coordinación con la Asamblea Nacional, la unidad democrática y los aliados internacionales de nuestra lucha” se encontrará una solución. “Estamos seguros de que Venezuela será libre y democrática”, dijo.

López, de 49 años, se prepara para ese viaje desde Madrid, donde aterrizó ayer al mediodía. El oponente no fue visto cuando salió del aeropuerto de Madrid y de inmediato se dirigió a su domicilio, según han indicado fuentes familiares en EL PAÍS. El político no salió por la puerta habitual del pasajero, a pesar de llegar en un vuelo comercial. Fuentes en el aeropuerto de Madrid no revelaron si López había llegado vía Bogotá o Miami o cuáles serían las paradas del viaje.

Su esposa vive en la capital española, Lilian Tintori, sus tres hijos y su padre, el eurodiputado Leopoldo López Gil con quien ya se ha reunido. “Estoy muy feliz de encontrarme con mi hijo en Madrid y disfrutar de su libertad en compañía de su familia. Gracias a España por su constante apoyo a los principios democráticos ”, tuiteó Leopoldo López Gil. Desde su cuenta oficial de Instagram, el disidente publicó la primera foto del reencuentro familiar.

No se vio a ningún miembro de su familia reunirse con él en Barajas, aunque algunas fuentes aseguraron que Tintori y la embajadora en Francia del gobierno interino de Juan Guaidó, Isadora Zubillaga, lo recibirían en el aeropuerto. Ni siquiera estaban presentes sus simpatizantes madrileños o una delegación oficial de la oposición, porque en enero de este año iba a recibir a Guaidó, encabezado por el propio Tintori. Fuentes cercanas a la familia y también citadas por la agencia EFE indicaron que irían a la casa de su padre en el barrio de Salamanca de Madrid para recibirlo y que el líder opositor tiene previsto celebrar una rueda de prensa en los próximos días.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *