‘El tiempo robado’ reivindica la ‘poesía para ser mirada’ de Tomás Salvador González





Este año RTVE participa en tres interesantes documentales presentados en la Seminci de Valladolid, centrados en los escritores: Palabras para el fin del mundo (sobre Unamuno), Anatomía de un dandy (alrededor de la figura de Francisco Umbral) e Tiempo robado, que reivindica la obra y la figura de un poeta menos conocido pero igualmente interesante: Thomas Salvador González (1952-2020), creador de ‘poesía para ver’.

Juan Carlos Rivas, uno de los editores veteranos de Días de cine y autor de cortometrajes documentales y mediometrajes como Operación Miguelete (1981), es el autor del documental. “Tomás Salvador y yo éramos amigos desde hacía ocho años y descubrí que era un gran poeta cuando murió”, confiesa. Esto demuestra su inmensa discreción. Era un hombre que no buscaba el éxito a ningún precio. Cuando murieron sus amigos decidimos rendirle un homenaje que se concretó en este documental, que Espero que ayude a la gente a descubrirlo, porque fue muy grande.“.





Tomás Salvador siempre escribía a mano

“Un hombre excepcional por sus virtudes humanas”

El documental se articula a través de los testimonios de amigos, familiares, estudiantes y “compañeros de esfuerzo literario” como Gustavo Martín Garzo, Luis Marigómez, Miguel Casado, Esperanza Ortega, Tomás Sánchez Santiago, Ildefonso Rodríguez y Olvido García Valdés, cuyos testimonios perfilan la figura del autor.

“Fue un hombre excepcional por sus virtudes humanas, como podemos ver en esos testimonios en el documental”, agrega Rivas. Era generoso, simpático, discreto, inteligente, muy educado … y como escritor fue muy apreciado por quienes conocieron su obra y por quienes dieron sus primeros pasos literarios con él y luego alcanzaron relevancia en el panorama cultural, como Gustavo Martín Garzo, Miguel Casado, Esperanza Ortega, Olvido García Valdés … “

“Sin embargo, no ha adquirido esa trascendencia en la escena pública – continúa -, porque No estaba persiguiendo la gloria de la cultura, ni estaba dispuesto a renunciar a su forma de vida sencilla, ni vayas a las habitaciones superiores donde debes parecer tener éxito. Sobre todo le gustaba disfrutar de la vida, la conversación, las palabras…. La película es un homenaje a un escritor desconocido, un ser humano excepcional y su fascinación por las palabras. Y tiene la intención de dejar de ser un desconocido.





Tomás Salvador con sus compañeros de la revista ‘El Signo del Gorrión’

‘Poesía para ver’

“Tomás era lento, desesperadamente lento”, dice uno de los entrevistados del documental. “Era muy detallista, muy perfeccionista”, dice Rivas. Tomó las cosas mucho tiempo. El acaba de escribir una novela (El territorio del mastín), que fue absolutamente extraordinario, y la muerte impidió la finalización del segundo, que comenzó en 2010. Lamentablemente, nunca podremos leerlo. Solo está el manuscrito, que me gustaría transcribir algún día. Pero habiendo leído su primera novela, que es su obra, me gusta más. Ojalá pudiera encontrar ese último trabajo“.

Incluso si solo termina una novela, En el campo de la poesía visual, Tomás Salvador tiene una obra muy extensa. “Tomás era un lector empedernido del diario ‘El País’ -explica Rivas-, lo compró desde el nacimiento del diario hasta el último día de su vida y lo leyó de arriba abajo, con atención. Y una vez muerto el periódico en sus manos, le dio una nueva vida recuperando recortes de títulos, imágenes, con las que creó una obra gráfica que presenta como pintura, con la técnica del collage, y que llamado “poesía para ver” “.

“Este poema visual puede recordarnos lo que vimos en el manifiesto surrealista de principios del siglo XX”, continúa Rivas. Pero a diferencia de los surrealistas, Tomás no trabajó con la improvisación ni con el azar. Midió cada oración que robó del periódico para que, cuando se combinaran, se convirtieran en un poema. A veces también creaba poemas sin palabras, ya que estaban compuestos solo de imágenes “





Tomás Salvador juega al ajedrez con Bruno

Apasionado del cine y la pintura

“Tomás era muy culto”, nos dice Rivas. Sus grandes aficiones eran la lectura, la escritura, el cine y la pintura. Apasionado de la pintura prerrenacentista de los siglos XIII y IV, compuso poemas en los que describía pinturas de Piero della Francesca, Giotto (Giotto di Bondone)prácticamente como escenas de una película. Esta forma de componer poemas sobre pinturas se llama Ekphrasis (representación verbal de una representación visual) y fue un verdadero maestro porque tenía una gran capacidad para identificar visualmente las cosas. Por eso describe las pinturas como si fueran escenas en movimiento ”.

“En cuanto a sus influencias literarias – añade – confesó su amor por los grandes maestros. Y en su novela, Territorio del mastín, reconoce expresamente la influencia de Juan Benet. Pero en comparación con Conrad y otros escritores reconocidos, una vez más demostró su humildad asegurando: “Me gustaría a mí”.

Rivas tiene muy claro qué obras recomendaría a quienes quieran descubrir a Tomás Salvador: “Además de su novela Territorio del mastín (1995), lo recomendaría La infancia permanece (2019), que es la primera obra póstuma de Tomás Salvador y que no tuvo en sus manos durante unos días, y el último libro editado por la Universidad de León, De Alea al pueblo (2020), que recoge una gran muestra de su poesía visual. Y yo agregaría Siempre es de noche en los bolsillos, un libro que cuenta su infancia y que tiene poemas pero también textos en prosa muy cinematográficos, que me encanta ”.





Tomás Salvador juega con un gato

Transformando la poesía en imágenes

Cuando quieras hacer un documental sobre un poeta, el gran desafío es trasladar esa poesía a las imágenes. “La película nos planteó dos grandes retos”, confiesa Rivas, “el primero sobre un escritor poco conocido y el segundo sobre la poesía en una película, un tema que no atrae a mucha gente a priori”.

“Porque, Primero queríamos anunciar el retrato humano del personaje. agrega el director. Esta fue la parte fácil porque el personaje es fascinante y tenemos muchas ganas de conocerlo, especialmente después de escuchar los testimonios de las personas con las que convivió. Pero hablar de su obra fue más complicado porque casi no hay imagen en movimiento en él y era de mala calidad ”.

“Pero Tuvimos su poesía visual y las grabaciones de su voz leyendo algunos poemas -Seguid así-. Ilustramos dos de estas grabaciones con clips de animación creados por Ángel Pascual (Yelitó)y la poesía visual lo alentó Jesús Pamplona. Ambos aseguran que las personas que no son muy aficionadas a la poesía la reciban con emoción y placer “

“También contamos con la colaboración del actor Javier Gutirerez, que ha leído sus otros poemas, precisamente el último que escribió cuando tenía muy pocos días de nacido. Y son, por tanto, muy emocionantes. Son el punto más alto de emoción de la película.-Declara Rivas-.

“Con este documental Me gustaría que el público conociera el rostro humano de Tomás Salvador, porque representa una serie de valores que hoy han desaparecido, y que estén interesados ​​en su trabajo, porque debería tener mucho más reconocimiento del que ha logrado en vida ”-concluye Rivas-.

Tras su estreno en Valladolid, el documental se podrá ver en Zamora y León y su director lo asegura Estamos haciendo un gran esfuerzo para que se vea en Madrid ”.





Juan Carlos Rivas en la presentación del documental en el seminario de Valladolid

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *