Melilla: Mamadou, Soufiane y otros niños que no juegan un papel Blog Migrados


Cada bebé es adorable. los Negritos, el Chinitos, el Pequeños blancos españolesPor supuesto … Pero luego crecen, pasan por la era de Turquía, y con su actitud, sus respuestas, su facilidad para meterse en líos y su repentino cariño por lo prohibido, lo peligroso o lo oculto ya se vuelven un poco más intolerables dos cosas al mismo tiempo. Por esta razón, toleramos a nuestros hijos, sobrinos y otras variantes familiares porque son la sangre de nuestra sangre. Pero cuando son extraños para nosotros, ya no están. Se molestan el uno al otro. Los problemas que traía consigo el bebé inmigrante, que llegaba en un bote con su mamá, fueron importantes para nosotros porque el pequeño era tan lindo e indefenso … Pero esta pubertad con rostro enojado y rastrojo, que no tiene padres conocidos. y del que se beneficia de los fondos públicos si ni siquiera es de aquí … Eso es repugnante. Lo ignoramos porque nos molesta, porque ciertamente es peligroso, tal vez lleva un cuchillo y fuma porros porque es un delincuente juvenil y nos está causando problemas. Jóvenes y viejos están bajo la misma protección. Convención de los Derechos del NiñoPero para los que hacen ruido, para los imperfectos y sin tacha, estos derechos parecen ser menores.

Estos son, por ejemplo, niños migrantes. Se les llama menores no acompañados (mena) y ciertamente más de uno de Melilla caminó por la acera cuando se cruzó con uno o más de ellos. Resulta que el 10% de los delitos cometidos en Melilla son responsabilidad de estos niños. según aclara el juez de menores Álvaro Salvador Prieto. La ONG Save the Children dice que Hay unas 4.000 en todo el estado y aproximadamente la mitad en Melilla, cifra superior a otras de organizaciones como Harraga, que están en un informe de 2016 indicó la existencia de 403. En mayo de 2017 El gobierno aseguró al Senado que había 474. El presidente de la ciudad autónoma, Juan José Imbroda, dijo en febrero de 2018 que el centro La Purísima con capacidad para 300 personas da la bienvenida a 500 niños. Y que de 100 a 200 más quedan en el camino.

Vienen a España solos, camuflados en vehículos o polizones en transbordadores … Están desarrollando mil formas de llegar a este país en busca de mejores oportunidades y de salir del probable entorno de pobreza en el que nacieron. Llegan y están solos en una edad difícil, sin estar sujetos a la disciplina de una madre, un padre, un ambiente familiar que los oriente, eduque y castigue, como nos han castigado a todos en estas edades: con firmeza pero sin odio. . Estos se dejan a su libre albedrío en el mundo hostil. Entran en saturados centros de acogida – hay unos 600 en Melilla – o se quedan abandonados en la calle donde no suelen importar. También hay unas 100 personas sin hogar en Melilla. Todavía recuerdo cuando un chico de 20 años, el nombre de Karim, me dijo lo desorientado que estaba cuando, en su cumpleaños número 18, en lugar de soplar las velas de un pastel, era el centro de recepción en el que había estado desde su llegada. España había vivido. Lo que recibió fue su maleta y un “Hasta luego, buena suerte”. Este chico fue recogido por un alma benévola que se preocupa por estos adolescentes cuando son eliminados por el sistema.

Mamadou Barry y Soufiane fueron dos de esos menores solitarios abandonados por el bien de Dios. Ahora ya no se enfrentan a la incertidumbre y la soledad porque murieron. ¿De qué y por qué? Nadie lo sabe realmente. Pero estos niños, menores, marroquíes y guineanos, estaban bajo la tutela del Ministerio de Bienestar Social del Gobierno de Melilla cuando perdieron la vida.

Soufiane y Mamadou murieron con 18 días de diferencia. El 22 de diciembre, Mamadou se entregó al hospital después de estar en coma durante 20 días. José Palazón es un activista que fundó una ONG para defender los derechos de los niños llamada Prodein. Los dos de cada tres niños enfrentan denuncias si no se presentan directamente porque denuncian abiertamente los abusos contra los niños de Melilla. En el caso de Mamadou, Palazón, quien por cierto también recibió varios premios en derechos humanos por su labor, aseguró que fue asesinado tras una pelea en la que se vio envuelto en el centro donde estaba alojado. Lejos de aceptar esta versión, el Departamento de Bienestar Social dijo que no, que eso estaba mal y que denunciarían a estos activistas por estas denuncias. El 9 de febrero, el consultor Daniel Ventura dijo en una conferencia de prensa que la autopsia había revelado miocardiopatía hipertrófica obstructiva, enfermedad que ocasiona arritmias, pero no se presentó documentación en este acto.

En cuanto a Soufiane, fue encontrado muerto en su cama en el centro juvenil Gota de Leche de la ciudad autónoma el 4 de enero por la mañana. El joven de 17 años había estado hospitalizado allí desde que le amputaron el pie en diciembre tras caer desde el fondo de un camión mientras intentaba esconderse en la península.

En ambos casos, los familiares de los fallecidos denunciaron que no fueron informados de las muertes ni tuvieron la oportunidad de revisar las autopsias según lo informado por diversos medios como: En el mar, Faro de Melilla, Eldiario.es los Publicidad. Los padres de Soufiane dijeron que se enteraron de la muerte de su hijo a través de una llamada telefónica de José Palazón. Respuesta del consultor Ventura Se lee en un mensaje que publicó en Twitter. Enlace a la noticia: “¿Entonces este menor tiene padres y ahora han aparecido o Palazón sabía que existían y tenía contacto con ellos? No tenía familiares para la administración y por eso fue bienvenido” (sic). En declaraciones recogido por Cadena SerVentura dudó “que los padres habían venido primero, y no por su cadáver”. Este periódico ha intentado varias veces contactar con el ministerio por teléfono y dos veces por correo electrónico para solicitar más información. En ningún caso se dio respuesta. Ojalá algún día nos conceda una entrevista para hablar en detalle sobre los niños de Melilla. La invitación a hacerlo cuando quiera va aquí.

Estas dos muertes desataron una tormenta política en la ciudad autónoma que estuvo llena de acusaciones, exenciones de responsabilidad y falta de tacto, y por el momento solo sirvió para reafirmar lo poco que parecen importar estos niños. Pero ya se ha calmado y no parecen importar las razones por las que dos adolescentes mueren así, ni el hacinamiento de los niños en los albergues, ni las condiciones de los que están en la calle. Por ahora, El ombudsman ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias de las muertes, sin resultados hasta la fecha.

Mientras tanto, llegan más mensajes de los que no caben en una transmisión de noticias. Por ejemplo que un grupo de padres de Melilla recopila firmas en Internet Para criar en la ciudad a más de 200 niños que no pueden asistir porque no tienen papeles, como se explica en la petición online. “Exigen que demuestren que están registrados, lo cual es casi imposible en Melilla sin documentación. Sin papeles no te matriculan y sin matriculación no te dan papeles. Entonces, ¿cómo van a la escuela?” O que colocaron en el puerto de ConcertinaB. los que ya están encima de las vallas fronterizas para que no crucen allí.

Si hubieran sido bebés regordetes y sonrientes …

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *