El islamismo de Erdogan divide a los turcos de Chipre internacionalmente



Los intentos del presidente turco Recep Tayyip Erdoğan, al exportar su modelo religioso han provocado serias divisiones en la política del Norte Chipre. La izquierda acusa a Ankara de “islamizar” la sociedad turcochipriota secular, mientras que la oposición de derecha teme que la posición del gobierno de la República Turca del Norte de Chipre (TRNC) dañe las relaciones con Turquía, que el Estado no es reconocido internacionalmente por depende de su supervivencia económica.

“La sociedad turcochipriota es tradicionalmente laica. Los turcochipriotas no van a la mezquita con regularidad, solo en días festivos y ocasiones especiales. Es raro que los turcochipriotas recen cinco veces al día ”, explica el Secretario General del Sindicato de Maestros Turcochipriotas, Sener Elçil. Entonces, ¿qué se necesitó para construir la mezquita Hala Sultan? “El norte de Chipre es un país turco y musulmán, deberíamos estar orgullosos de eso. Gustar los grecochipriotas Muestran devoción a su iglesia. Tenemos que defender nuestra identidad cultural construyendo más mezquitas y fortaleciendo la educación religiosa ”, dijo Erdogan al comienzo del trabajo.

Esto es lo que lleva a Elçil a denunciar que Hala Sultan es parte de un “proceso de evangelización islámica del gobierno turco hacia la población turcochipriota (…). Erdogan gasta mucho dinero en esto y en todo el mensaje de Turquía en Nicosia ”, añade. El Gran Mufti de Chipre, Talip Atalay, niega estas acusaciones. “No es un proceso de islamización, sino de normalización. Al comienzo del conflicto en Chipre teníamos 300 mezquitas, hoy solo quedan 192 y los pueblos nos escriben y nos piden que les construyamos una para la que no tenemos presupuesto. Tampoco tenemos imanes lo suficientemente entrenados para cuidarlos “, dice en una respuesta escrita. Hala Sultan costó alrededor de $ 30 millones, que es más del 1% del precio turcochipriota PIB y fue totalmente financiado por Ankara.

A pesar de la intentos sucesivos y frustrados de reunificaciónLa isla mediterránea todavía está dividida en un sur griego, que conserva el estatus oficial de la República de Chipre, y un norte turco, donde gobierna la TRNC. Las relaciones de RTNC con Turquía, que mantiene un contingente de alrededor de 30.000 soldados en la isla, no siempre son fáciles. Cuando el periódico de enero pasado África Erdogan llamó al ejército turco un “intruso”, culpó a la publicación turcochipriota y pidió una “respuesta apropiada a su insolencia”. La respuesta fue que un grupo de 200 personas se reunieron frente a las oficinas del periódico y lo apedrearon. Pero siguió una reacción aún mayor: miles de turcochipriotas salieron a las calles en defensa África, por la independencia del RTNC y contra Erdogan.

También hubo protestas contra Religiosización impuesto desde Ankara. “En el pasado estuvimos expuestos a la propaganda nacionalista porque no se nos consideraba lo suficientemente turcos. Ahora nos están imponiendo su versión conservadora del Islam porque no nos consideran lo suficientemente musulmanes. No es una cuestión religiosa, sino política. Como en Turquía, también prueban Chipre crear una generación más religiosa para controlarlos más fácilmente “Elçil denuncia y cita como ejemplo el envío de 400 imanes de Turquía “con celo misionero”, la construcción de nuevas mezquitas, la apertura de cursos de Corán y árabe para niños y la apertura de una escuela de teología. “Lo más peligroso es que las comunidades religiosas fundamentalistas de Turquía controlan ciertas mezquitas y no solo se les permitió usarlas para rezar sino también para hacer proselitismo”, agrega Basaran Düzgün, editor del periódico. Noticias.

Pero más que con los turcochipriotas, explica el periodista, estos esfuerzos de evangelización están dirigidos a los “colonos” (turcos de Anatolia enviados desde Ankara para aumentar la población de la TRNC), especialmente los de familias pobres. Según cifras oficiales, el estado turcochipriota tiene 350.000 habitantes, de los cuales poco más de un tercio son indígenas: hay más turcochipriotas en el extranjero que en el propio Chipre (alrededor de 200.000 viven solo en el Reino Unido). Ante la ausencia de expectativas, muchos jóvenes turcochipriotas emigran a Inglaterra o Turquía, mientras siguen llegando nuevos colonos que reciben la ciudadanía TRNC. “No todos son religiosos. Pero ahora hay una parte que obedece a una mentalidad de rebaño, y solo piensan en lo que dice Erdogan ”, dice un turcochipriota que pide el anonimato.

En las elecciones parlamentarias de febrero, se fundó el Partido Renacer (YDP) con la idea de representar a los colonos y defender la “lealtad a la madre patria”, es decir, a Turquía.– –dio la sorpresa cuando obtuvo el 7% de los votos. En estas elecciones, el partido UBP, nacionalista de derecha y aliado tradicional de Ankara, también logró muy buenos resultados con el 35% de los votos. Pero las otras formaciones, de izquierda a derecha en el centro, maniobraron para quitarle el poder a través de una coalición de cuatro partes. El líder del partido de izquierda por la democracia local, Cemal Özyigit, uno de los críticos más feroces de la “islamización” de Erdogan, se hizo cargo de la carpeta educativa.

La controversia ha surgido desde entonces. Özyigit se negó a firmar los diplomas de 50 graduados de la nueva escuela teológica porque aparecían en las fotos suministradas con la cabeza bajo el velo islámico, que está prohibido por las regulaciones turcochipriotas. La oposición lo llamó islamófobo y, finalmente, el gobierno turco intervino y presionó al primer ministro turcochipriota para que obligara a Özyigit a firmar los diplomas.

Ankara, que apenas esconde su voluntad de dejar al ministro, ha bloqueado el presupuesto de educación para nuevas inversiones, según confirman EL PAÍS de tres fuentes. El ministro intenta abreviar: “Sí, es cierto que ha habido ciertos recortes, pero no sé si se deben a este problema oa la situación económica de Turquía. Estamos intensificando los controles para garantizar que la educación religiosa en las escuelas y los cursos del Corán respeten el valor del secularismo y la democracia ”, dijo al periódico.

“Somos un estado laico y nadie aquí está obligado a ayunar o ir a la mezquita. Pero también somos un estado musulmán y las creencias deben ser respetadas “, respondió Ersin Tatar, un diputado de la UBP, en declaraciones a EL PAÍS:” El 90% de los turcochipriotas creen en el Islam y defienden a Turquía, que gasta mucho dinero en nosotros. Bienestar La idea de que quieran islamizarnos a los que ya somos musulmanes es una estupidez. Es una infusión de los de izquierda que ni creen en Dios ni creen en nada.

.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *