7 positivos en el Fuenlabrada provocan una adulteración sin precedentes en la historia de LaLiga

Cuando LaLiga y los clubes se felicitaban por la conclusión de la Primera División sin positivos por la covid-19, la última jornada de Segunda División se vio gravemente afectada por los siete casos detectados en la plantilla del Fuenlabrada, que debía jugar a las 21.00 ante el Deportivo, en Riazor. El sábado, un jugador y tres empleados del Fuenlabrada ya habían sido aislados al dar positivo y no viajaron a Coruña. Los test exprés que realizó la Xunta de Galicia al plantel del club fuenlabreño a su llegada a la ciudad fueron los que confirmaron la media docena de positivos más entre los jugadores. Es decir, siete positivos de futbolistas, todos asintomáticos.

El encuentro era de suma trascendencia porque el conjunto gallego se jugaba la salvación y el madrileño, una plaza en el playoff de ascenso a la máxima categoría. El partido fue aplazado, pero no el resto de la jornada. El Lugo remontó un gol inicial del Mirandés y se llevó el triunfo (2-1) y la permanencia en la categoría. El Albacete lo logró con un penalti postrero que le dio la victoria (0-1) en casa del Cádiz, ya ascendido. El Numancia, que ganó (2-1) al Tenerife en vano, se va a Segunda B y con los sorianos cae también el Deportivo, que será el primer campeón de Liga que juegue en el tercer escalón del fútbol español, donde ya estuvo en la temporada 1980-81.

Los coruñeses tienen pendiente su partido con el Fuenlabrada. A los madrileños les basta con un empate en Riazor para jugar la promoción. En caso de que perdiesen sería el Elche, que superó al Oviedo (2-1), quien lucharía por ascender. El Rayo Vallecano, que también tenía remotas opciones de playoff, ya las ha perdido a pesar de su triunfo en Santander ante el Racing (1-2).

La jornada se jugó tras llegar a un acuerdo LaLiga y la Federación Española de Fútbol con la mediación del Consejo Superior de Deportes (CSD). “La RFEF y LaLiga en el marco de la Comisión de Seguimiento y con la presencia del CSD han acordado de mutuo acuerdo aplazar el encuentro RC Deportivo – CF Fuenlabrada por causas sanitarias de fuerza mayor. Asimismo, la Comisión ha acordado también de mutuo acuerdo la disputa del resto de partidos de la Jornada 42 al entender que esta es la solución que mejor protege la salud de los futbolistas y la integridad global de la competición”, rezaba el comunicado conjunto de LaLiga y la Federación. El protocolo de la patronal prevé que en estos casos los jugadores afectados deben ser aislados y permanecer en cuarentena durante dos semanas.

Jugar por obligación

Desde el CSD aseguran que la decisión de disputar el resto de los partidos respondió a la necesidad de concluir la competición e incluso de la complicación que supondría prolongar más la temporada para el resto de clubes y jugadores no implicados en el descenso y cuyas vacaciones comenzaban hoy.

Los positivos del Fuenlabrada, cuyo abogado es hijo de Javier Tebas, presidente de LaLiga, han supuesto un terremoto en el corazón y en la salvaguarda de la integridad de la competición. Varios equipos denunciaron que así se adulteraba el torneo. “La competición se ha vulnerado”, clamó el entrenador deportivista, Fernando Vázquez. “El Lugo y el Albacete juegan con ventaja porque no lo hacen con la presión de nuestro marcador”, explicó el técnico mientras la pelota ya rodaba.

Había equipos que no estaban por la labor de jugar. El Rayo Vallecano emitió un duro comunicado contra la decisión de LaLiga y la Federación amparada por el CSD. “El Rayo Vallecano quiere expresar su más profunda indignación ante la adulteración de la competición que se está intentando perpetrar. Suspender o aplazar el Deportivo-Fuenlabrada, sin aplazar el resto de partidos implicados, puede suponer que Albacete y Lugo ganen sus encuentros y el Deportivo sea matemáticamente equipo de Segunda B, por lo que saldrían con una gran desilusión y sin ninguna fuerza a disputar ese partido contra el Fuenlabrada. Al Rayo Vallecano se le está obligando a jugar bajo amenaza de pérdida de puntos, mientras que al Fuenlabrada no, cuando ellos podrían disputar con los jugadores restantes el partido”, expresaba el Rayo, que amenaza con acciones legales.

Tras la jornada, su entrenador, Jémez, explicó: “Ha habido futbolistas de nuestro equipo que han tenido contacto directo con la gente del Fuenlabrada. Yacine Qasmi tuvo la sensatez de comunicarlo y nosotros no lo alineamos”.

El Elche se expresó en términos similares a los del Rayo: “Con lo sucedido, se pone en riesgo la integridad de la competición”, lamentó tras reconocer que también jugaron bajo el yugo de exponerse a una derrota por incomparecencia. Igual que el Oviedo, que expresó: “El Real Oviedo, a pesar de haber llegado a la Jornada 42 con el único objetivo de competir y escalar puestos en la clasificación, ha barajado en la previa del partido en el Martínez Valero la posibilidad de no disputarlo. Nuestra manera de entender la integridad de la competición, además de los posibles riesgos que pudieran derivarse exponiendo la salud de nuestros jugadores, nos hacen estar en disconformidad con la decisión de jugar […]. Hemos disputado nuestro partido frente al Elche CF porque de haber tomado otra decisión nos hubiéramos expuesto a una sanción deportiva por incomparecencia”.

En un principio, el encuentro entre el Deportivo y el Fuenlabrada se disputaría el 30 de julio y el playoff comenzaría una semana más tarde, aunque todo dependerá de si se detectan o no más positivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *