Trump quiere restringir la entrada de embarazadas en Estados Unidos

Estados Unidos quiere restringir el llamado “turismo de maternidad”, la práctica por la cual algunas mujeres viajan a este país en las etapas finales de su embarazo para dar a luz allí y hacer que su bebé se convierta en ciudadano estadounidense. A partir de mañana, las mujeres no estadounidenses que quieran viajar allí deberán demostrar que tienen otras razones para hacerlo, como razones médicas, pero que no impliquen el parto.

Ha habido personas que lo han utilizado en la creencia de que tener un hijo estadounidense otorga algún tipo de derecho de residencia a los padres, lo cual no es en absoluto correcto; y personas adineradas que lo han hecho simplemente para que sus hijos puedan tener doble pasaporte y disfrutar de ciertos privilegios con vistas, por ejemplo, a su futura educación o residencia en el país.

El Departamento de Estado reveló que las regulaciones, que entrarán en vigor este viernes, llevarán a que los consulados rechacen las solicitudes de visado de las personas cuyo “propósito principal” sea dar a luz en ese país para que el bebé pueda obtener la ciudadanía estadounidense.

“El Departamento no cree que visitar los EE.UU. con el propósito principal de obtener la ciudadanía estadounidense para un niño al dar a luz en los EE.UU. (…) sea una actividad de ocio legítima o una de naturaleza recreativa para los propósitos de los oficiales consulares que adjudican las solicitudes de visas de no inmigrante B”, dice el texto.

El documento no deja claro cómo los funcionarios consulares o de inmigración determinarán si las personas que desean viajar a los Estados Unidos están embarazadas o tienen la intención de dar a luz allí.

Sin embargo, aclara que la persona interesada en viajar será responsable de demostrar al funcionario consular el motivo del viaje y que éste será responsable de la emisión del visado.

Según The Wall Street Journal, el efecto de las nuevas normas será probablemente mínimo, ya que los visados de turista se expiden generalmente por 5 ó 10 años, lo que significa que una mujer embarazada podría entrar en los Estados Unidos con un visado válido concedido años antes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *