Lecturas para un verano raro

Por Gabriel Neila |  @gabineila

Llega el verano y muchos descubren un tiempo precioso para disfrutar de los libros que no han podido leer durante el interminable año de trabajo. Además, en este 2020 nos toca sobrevivir a una época extraña. Nos enfrentamos a un futuro incierto en el que los poderes públicos nos encomiendan la labor de ayudar a la recuperación económica de nuestro país. Por esta razón, desde esta columna les voy a proponer ayudar a uno de los sectores más castigados por la pandemia en nuestro país: la industria cultural. Para aportar su correspondiente granito de arena, les voy a pedir que visiten las librerías más cercanas a su domicilio. No las grandes superficies, sino las pequeñas, las que lo han pasado verdaderamente mal durante estos meses de confinamiento que hemos sufrido. Encontrarán allí a muchos libreros dispuestos a aconsejarles lecturas de calidad y adecuadas a sus intereses. Son ellos los que les proporcionarán esas pequeñas joyas que devuelven el amor por las historias bien contadas. Hoy me tomaré la libertad de emular su heroica labor, recomendándoles algunos de los mejores libros publicados en este último año, y que no deben faltar en sus horas de descanso durante este verano. He intentado fijarme en esas obras que no siempre cuentan con la atención de los grandes medios, a pesar de que merezca mucho la pena detenerse en ellas para conocerlas y disfrutarlas.

Comenzaré con una novela de esas que dejan sin aliento y que podría dar pie a una estupenda adaptación cinematográfica. Me ha alegrado muchísimo leerla porque he descubierto un narrador al que no conocía y al que no dejaré de seguirle la pista. Se trata de El chico de las bobinas, último trabajo del catalán Pere Cervantes publicado la editorial Destino. Por designios de la suerte, este libro llegó a las librerías justo antes de la pandemia. A pesar de todo, a esta maravilla de historia la ha aupado hasta la lista de los más vendidos un proceso que todo autor que se precie busca con sus obras: las recomendaciones “boca-oreja”. Si ustedes se adentran en las páginas de El chico de las bobinas, acompañarán al pequeño Nil Roig, un amante del cine que se ve envuelto en un episodio misterioso y lleno de peligros, bajo el trasfondo de una Barcelona de posguerra que huele a gris y a tristeza. Apúntense el nombre de Pere Cervantes, puesto que promete hacernos disfrutar de muchas buenas historias como esta que les acabo de presentar.

Cambiando por completo de tercio, me pasaré a recomendar la última obra de un autor que puede ser considerado por muchos como un verdadero ser de luz. Leerle en las redes sociales es un verdadero oasis entre tanta violencia verbal y mala educación. Estoy hablando de La versión de Eric, última novela de Nando López. Esta obra, ganadora del Premio Gran Angular 2020, ha sido clasificada como un libro juvenil, pero estoy completamente seguro de que muchos lectores de edad adulta disfrutarán de ella con fruición. En sus páginas, López nos dibuja a un personaje, Eric, actor de éxito que presencia un asesinato y está dispuesto a contar su versión de los hechos ante las autoridades. A lo largo de este libro, nos adentraremos en una historia llena de misterios, giros de guion y mucha tensión narrativa. Lo interesante de esta novela también es la forma en la que el autor nos presenta a Eric y cómo él vive su transexualidad, poniendo encima de la mesa una realidad que la literatura española actual en nuestro país no estaba acostumbrada a tratar.

Ahora les recomiendo que se queden en silencio. Relájense y déjense llevar por los sonidos que hay a su alrededor. Concentren toda su atención en las pequeñas cosas que están junto a ustedes. Esta actitud ante la vida, que normalmente olvidamos cuando nos vemos inmersos en nuestra rutina diaria, es lo que caracteriza a la literatura de nuestra próxima autora, Laura Riñón. Su último trabajo, El sonido de un tren en la noche, publicado de forma exquisita por Tres Hermanas Ediciones, nos sorprende por su delicadeza y la profundidad de sus personajes. En esta novela, Riñón nos cuenta la historia de Clementina, una niña destinada a disfrutar de una existencia acomodada y cuyo destino le abocará a una vida muy diferente a la que ella había pensado. Cuando leí Amapolas en octubre, el anterior trabajo de esta novelista, descubrí una voz narrativa muy poderosa y con muchas reminiscencias de la literatura norteamericana de finales del siglo XIX. En El sonido de un tren en la noche nuestra autora ha conseguido algo mucho más importante. Riñón ha dado un paso de gigante para confirmarse como una voz con mucho futuro dentro del panorama literario de nuestro país. No se la pierdan.

Siguiendo por este camino de la literatura delicada y con un mensaje muy potente, les recomiendo que se detengan en la última novela de Máximo Huerta, titulada Con el amor bastaba y que publica la editorial Planeta. Creo que el archiconocido periodista ha sido una de las personas más vilipendiadas en los últimos tiempos en nuestro país. Ya se sabe que en España no hay algo más inadecuado que tener éxito y, además, ser talentoso. Este es el caso de Huerta, que ha sido capaz de ir labrando un universo narrativo reconocible y poderoso de forma constante y callada. Muchos les dirán que nunca leerían un libro de Huerta por los prejuicios que puedan tener en su contra. Ellos se lo pierden. Con el amor bastaba es una de esas obras que hay que ir leyendo pausadamente para disfrutar de cada párrafo. Acompañen a su personaje principal, un muchacho llamado Ícaro, en su despertar a la vida. La literatura de Huerta es sutil y contiene una marcada vertiente psicológica. Sin duda, estamos ante uno de los autores punteros de nuestro país. Espero que nos siga sorprendiendo con su buen hacer en un futuro muy cercano.

Por último, les propongo un viaje hasta tierras peruanas. En Latinoamérica hay vida más allá de los autores más canónicos como Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez y compañía. Dentro de las voces literarias latinoamericanas más destacadas en la actualidad se encuentran enfants terribles como Jaime Bayly. Este buen señor es un huracán que pondrá en cuestión su sistema de valores. Sus novelas son arriesgadas, atrevidas, divertidas, deslenguadas, irreverentes… En definitiva, inclasificables. Bien es cierto que no estamos ante un autor adecuado para todo tipo de público. Si ustedes se atreven a darle una oportunidad a un libro diferente, les recomiendo Yo soy una señora, su último trabajo que ha publicado la editorial Alfaguara. A lo largo de sus páginas conocerán a seres delirantes que cuentan anécdotas sobre su vida con un estilo muy dialógico, transgrediendo cualquier tipo de norma moral predispuesta. Si aceptan el juego que nos propone este autor peruano, pasarán un buen rato con carcajadas aseguradas.

Todas estas obras, y muchas otras más, son algunas de las posibilidades que ustedes podrán encontrar en las librerías de nuestro país para retomar la actividad lectora en este tiempo vacacional. Sin duda, las propuestas que les he puesto encima de la mesa son muy personales y no tienen por qué gustar a todo el mundo. Por eso les pido que, si buscan otro tipo de libros, se dejen aconsejar por los libreros. Visítenlos, cuéntenles sus gustos y lo que están acostumbrados a leer. Ellos harán el resto. Y recuerden que, cuando terminen las páginas de cualquier libro, la literatura estará siempre esperándoles, tanto en los momentos más felices como en los más aciagos.

Gabriel Neila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *